07/12/2018

LECTURAS | "La desaparición de Stephanie Mailer" VOLVER

Historias del pasado que vuelven para perturbar el presente

Con una trama disparada por una pesquisa policial, el escritor suizo Joel Dicker revalida su provenir literario con "La desaparición de Stephanie Mailer", una novela polifónica sobre los efectos del tiempo que asoma en escena al mismo tiempo que la adaptación televisiva de su opus revelación, "La verdad sobre el caso Harry Quebert", que lleva vendidos cuatro millones de ejemplares.

A los 33 años, Dicker es de esos escritores que se alistan como ejemplo de perserverancia y superación personal: sus primeros cinco libros fueron rechazados hasta que escribió el sexto, el ya célebre "La verdad sobre...", que llegó para redimirlo con creces: primero se convirtió en bestseller, después conquistó a la crítica y obtuvo el Premio Goncourt, el más importante de la literatura gala.

El escritor suizo presentó en Argentina "La desaparición de Stephanie Mailer", una novela que se despliega a través de una treintena de personajes y una trama en dos tiempos que vincula un cuádruple asesinato ocurrido en 1994 y la revisión de ese caso veinte años después, a partir de la aparición de una periodista que acude a la comisaría para denunciar que la policía se equivocó de asesino y el culpable anda suelto.

Al mismo tiempo, llega a la televisión europea la adaptación de "La verdad sobre...", convertida ahora en una serie de diez capítulos protagonizados por Ben Schnetzer y Patrick Dempsey, bajo la dirección de Jean Jacques Annaud, el realizador francés famoso por films como "El nombre de la rosa", "El oso" o "El amante".

Pese a que no se lo considera un escritor de novela negra, los libros de Dicker incluyen elementos típicos del género, recursos que -podría pensarse- que le facilitan la instalación de ciertas temáticas. Sin embargo, el autor afirma pensar que eso significaría que elije los lugares, los elementos y los personajes antes de empezar un libro, pero no sucede así. "Mis tramas se van construyendo poco a poco según mis ganas. Cuando escribo no me hago demasiadas preguntas: me lanzo a la aventura sin pensar", dispara.

Los asesinos que irrumpen en sus libros no son seres patológicos sino personas ordinarias que llegan al crimen por azar o infortunio, lo que pareciera demostrar que las barreras éticas son más quebrantables de lo que parece. "Un crimen cometido por un maníaco que elige una víctima ocasional en la calle es lamentable pero no es muy interesante para una ficción. La víctima en este caso es alguien que estaba en un lugar inadecuado frente a un enfermo y no hay una reflexión posible. En cambio, en un crimen cometido por un vecino o un amigo, hay un cambio radical y un debate por delante. Uno se ve llevado a pensar cuestiones como "Qué hubiera hecho yo en su lugar?" o "¿Hay crímenes que se podrían justificar o comprender?", explica. Y ejemplifica: "En Francia tuvimos hace un tiempo el caso emblemático de una mujer que asesinó a su marido, quien la maltrataba durante años. Un día no soportó más eso y lo mató, pero no durante una agresión sino por la espalda. La ética es complicada para este caso porque no aplica para una señora que no actuó estrictamente en legítima defensa. Su accionar genera un rico debate y divide las opiniones". 

Uno de los ejes de su nueva novela es la manera en que el pasado gravita sobre el presente, "trabajando sobre posibilidad de cambiar el presente en relación con el pasado. A través de la historia tenemos un dominio del pasado y eso nos permite cambiar las cosas. Ese pasado tiene un efecto reparador y creo que ahí radica la fuerza la novela", dice Dicker.

A diferencia de sus textos anteriores, en este libro los personajes femeninos tienen un rol preponderante. "Tenía ganas de un personaje femenino fuerte porque creo fervientemente en la fuerza de las mujeres. Quizá no logré transmitir esto tal como me hubiera gustado en mis novelas anteriores. Como joven autor es importante para mí estar a la escucha de lo que me dicen. Tenía ganas de reparar eso con un personaje femenino fuerte. En el libro abordo una cuestión que tiene que ver con que hoy se le paga mucho menos a las mujeres que a los hombres por el mismo trabajo. Es increíble que hemos conseguido ir a la Luna o a Marte pero no logramos pagarle lo mismo a una mujer que a un hombre", finalizó.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

DEBERA VOLVER A TRIBUNALES PARA CONTINUAR LA LECTURA DE CARGOS

Obra pública: Inició el primer juicio contra Cristina Fernández

UN DIA ANTES DE REUNION DE ALTERNATIVA FEDERAL

Macri y Schiaretti se reunieron en Casa Rosada