07/01/2019

Pampa Húmeda VOLVER

El norte de Córdoba, con graves problemas de enmalezamiento

El 22 por ciento de las 880 mil hectáreas agrícolas evaluadas en el norte de Córdoba llegan con un grado de enmalezamiento grave al momento de la siembra. La pérdida es de 10 millones de dólares. Razones y consecuencias.

Cualquier problema tomado a tiempo resulta más sencillo de resolver. Esta premisa, que se aplica también al control de malezas, no siempre es tomada como regla a nivel de lote y las consecuencias impactan en el bolsillo del productor. Aquí un ejemplo.

  Según el relevamiento que la Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica (RAVIT) viene haciendo con el apoyo de Arysta LifeScience Argentina, el 22 por ciento de las 880 mil hectáreas estudiadas en el norte de Córdoba se encuentra gravemente enmalezadas. Se considera como "grave" a aquellos lotes que presentan más del 30 por ciento de cobertura de malezas.

Desde la perspectiva geográfica la pro-blemática no es homogénea. Los registros van de zonas con lotes muy poco enmalezados hasta otras con el 31 por ciento de los lotes en situación de gravedad. Pero lo cierto es que este estado general de enmalezamiento implica una pérdida económica estimada en 10 mi-llones de dólares, teniendo en cuenta los costos de tratamientos que se deberán hacer en post emergencia y el impacto que tiene la inmovilización de nutrientes y el consumo de agua.

Del estudio, que involucra en total una superficie de 1,5 millón de hectáreas en el norte de Córdoba, participan en forma directa cuarenta empresas agropecuarias, con la asistencia académica de la Universidad Católica de Córdoba. Además, el trabajo cuenta con la colaboración de la Red de Conocimiento de Malezas Resistentes (Rem) de Aapresid.

  

Cuestión de manejo integrado

Desde Arysta la recomendación es mantener el lote bajo control y llevar adelante un plan de manejo integrado de malezas, para no llegar al momento de la siembra con esta situación, ya que en su mayoría los tratamientos de post emergencia son más costosos, menos eficientes y por ende implican pérdidas productivas. Se llega a estos niveles de infestación por diversas razones. En algunos casos por ausencia de control pero en muchos otros a raíz de la realización de tratamientos tardíos o equivocados. Con el producto solo no alcanza, es necesaria la correcta elección del fitosanitario y llevar adelante un uso correcto, contemplando momento de aplicación y espectro de control del herbicida, regulación de la fumigadora, condiciones climáticas y tipo de suelo, entre otros.

  A su vez, los alquileres tardíos juegan en contra de un adecuado control de malezas. Para no llegar a situaciones de enmalezamiento estivales como las descriptas en este informe, el momento clave de control es durante otoño e invierno.

  

Malezas estivales en la región

Las 6 malezas estivales que se encuentran hoy con mayor presencia en el norte de Córdoba son Sorgo de Alepo, Pasto bandera y Clorideas entre las gramíneas, y Flor de Santa Lucía, Yuyo colorado y Bo-rreria, entre las de hoja ancha.

 Si bien la Flor de Santa Lucía estaba en el radar de los productores, su nivel de manifestación a campo realmente sorprendió en esta etapa. De las 389 mil hectáreas registradas con presencia de la maleza hubo un 45 por ciento (175 mil hectáreas) con presencia grave, es decir con más del 30 por ciento de cobertura verde específica de la especie.

En lo que hace a Yuyo Colorado, aunque el productor es consciente de la necesidad de ajustar el manejo, se registraron 320 mil hectáreas con presencia de la maleza de las cuales un 25 por ciento (80 mil hectáreas) se encuadraron en categoría grave.

  Con 490 mil hectáreas, el sorgo de Alepo es el que mayor superficie ocupa de las seis malezas presentes en este momento en el norte de Córdoba. Un 29 por ciento (140 mil hectáreas) del área tiene infestaciones graves. Pasto bandera se manifiesta en 300 mil hectáreas de las cuales 140 mil se consideran graves. Bo-rreria se encuentra en 290 mil hectáreas con un 45 por ciento de presencia grave y las Clorideas en 280 mil hectáreas, con un 30 por ciento del área con presencia grave.  

  

Sobre el estudio

Es importante recordar que RAVIT reúne información agronómica basándose en tres grandes fuentes. Los protocolos de campo a partir de los cuales se realiza el seguimiento de 120 variables en 150 sitios del área en estudio, de allí surgen datos "duros" que sostienen el análisis. Esto se complementa con información cua-litativa emanada del contacto con quienes toman las decisiones dentro del área en estudio basándose en sus conocimientos, experiencias y creatividad. Y por último se suma a los datos surgidos de sensores remotos que miden, por ejemplo, índice verde o lluvias. Esta tercera fuente se basa en el aporte que hacen las nuevas tecnologías de medición y los nuevos usos que permiten las viejas tecnologías, con un protagonismo creciente en los procesos de toma de decisiones en el agro.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.