11/01/2019

ANALISIS VOLVER

Crisis eléctrica en el estreno del año electoral

Por: Juan Franco
Análisis

Si realmente el propósito de las autoridades de la Cooperativa Eléctrica con el comunicado institucional que emitieron una semana atrás -plagado de augurios sombríos sobre el futuro del servicio eléctrico local- fue desperezar a la dirigencia política venadense, sin dudas lograron su cometido. El extenso encuentro del miércoles último en el recinto legislativo, que congregó al intendente José Freyre, los concejales, el diputado provincial Oscar Pieroni y una delegación de la CEVT liderada por su presidente Ademar Aznar, según coincide la mayoría de los actores, e incluso los cronistas que presenciaron las deliberaciones, fue muy positivo, ya que se desplegaron sobre la mesa casi todos los temas conflictivos acumulados en los últimos meses, a saber: sucesivos tarifazos de luz; caída de subsidios para tarifa social; cierre de la planta generadora en el Parque Industrial; discriminación de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) a las cooperativas; creciente morosidad de los socios; rechazo eléctrico a las audiencias públicas ante traslado de incrementos sin alterar su Valor Agregado de Distribución (VAD); y alternativas para reintegrar el monto millonario que la empresa dejó de percibir por el amparo judicial. Tan pesada es la problemática relacionada con la prestación del servicio eléctrico que pasó  desapercibida la prioridad de avanzar a paso firme en la redacción del nuevo contrato de concesión. En su desafiante escrito, los eléctricos habían culpado al arco político local y a la jueza Celeste Rosso (no hicieron mención a la política energética nacional), y hasta alertaron sobre un "golpe institucional" en ciernes, sobre todo cuando algunos ediles solicitaron una asamblea extraordinaria de asociados en busca de explicaciones. Sin embargo, en las conversaciones prevaleció un espíritu constructivo, donde más allá de las advertencias, todos comprendieron que la crisis eléctrica llegó demasiados lejos. Aun cuando transitó por momentos tensos, la demorada cumbre se destacó por poner cara a cara a los principales representantes de la comunidad en los albores de un año electoral, y además resultó vigorizada por la concurrencia del intendente José Freyre y del diputado provincial Oscar Pieroni, uno de los que más deberes a casa se llevó en su carácter de referente del Gobierno santafesino. Si bien la Casa Rosada es la más cuestionable por sus brutales tarifazos en los servicios públicos y, al mismo tiempo, drásticos recortes de subsidios, también la Provincia viene recibiendo algunos reproches. En este sentido, a la Empresa Provincial de la Energía le achacan que sólo se haga cargo, y por un cierto lapso, de la tarifa social de sus usuarios directos (que dejó de financiar la Nación), a la vez que se desentiende de los que reciben el servicio de electricidad a través del sistema cooperativo, como en Venado, donde hay miles de beneficiarios en la incertidumbre. El legislador socialista también planteó ayer mismo ante la Secretaría de Energía provincial la situación de la planta generadora de energía que operaba en el Parque Industrial "La Victoria", entrando en funciones cuando la EPE interrumpía el suministro, concluyendo que Secco aún mantiene vigente el contrato con la Nación y está obligada a garantizar el servicio al menos por seis meses a partir de la rescisión. No obstante, Pieroni subrayó que, en cualquier caso, la Provincia garantizará la normal prestación del servicio. De todos modos, urge esclarecer en blanco sobre negro los vínculos contractuales de la firma Secco, tanto en el orden nacional, como con la propia CEVT, pues dicho servicio de generación de energía adicional es indispensable para la ciudad, dada su absoluta dependencia del abastecimiento de la EPE por su condición de punta de línea. 

Sin cierre de anillos

Hasta hace unos meses la región se había ilusionado con el proyecto Río Diamante-Coronel Charlone, una línea de transmisión eléctrica de alta tensión en 500 kV entre Mendoza y el noroeste de Buenos Aires, de 487 kilómetros de extensión (además de cinco líneas de subtransmisión en 132 kV, una de las cuales vincularía la estación transformadora de Charlone con la vecina ciudad de Rufino), que figuraba como la licitación inaugural por el programa de Participación Pública Privada (PPP) en este rubro, hasta que la crisis obligó a desactivar esos estratégicos emprendimientos. Con esta obra se esperaba disminuir los riesgos en el sistema de transporte del flujo eléctrico, generando circuitos alternativos para el reemplazo ante la falla de una línea, sin afectar la continuidad del servicio en la región. Entonces, apenas superada la emergencia, Venado está llamada a liderar (al menos convocar) un gran lobby regional, al estilo del Plan Autopista, para sostener en la agenda pública este proyecto de infraestructura de nuevas líneas de transmisión y cierre de anillos, con incorporación gradual de energías renovables en las redes y paulatina disminución del uso de los contaminantes (y no renovables) combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica. 

¿Acuerdo salomónico?

Luego, con más de 40 millones de pesos sin cobrar como consecuencia de una medida cautelar (por el traslado del aumento del kw-h sin audiencia pública), la CEVT recibió un guiño de la ONG Usuarios y Consumidores Unidos (UCU) durante la audiencia de conciliación de fin de año en la Cámara de Apelaciones, dando lugar a la concesionaria para elaborar una propuesta de cobro "razonable", de bajo impacto económico para los asociados, en busca de reordenar la crisis financiera que la Eléctrica admitió en su comunicado. Dicha instancia se reanudará el mes entrante, luego de las vacaciones judiciales, y dado que la UCU promovió la acción colectiva con el apoyo político de la Intendencia y el Concejo, puede suceder que en la búsqueda de consensos sugieran la convalidación de un dosificado reintegro para facilitar una solución extrajudicial del conflicto, oxigenando a la Cooperativa y sin sobrecargar a los socios.

Tras un 2018 que se perdió entre amagues y amenazas en torno al servicio eléctrico, las circunstancias llevaron a estrenar el 2019 sentados a la misma mesa, como debe ser. Nunca un año electoral es buen escenario para hallar acuerdos sustentables, pero quizá no quede otra opción a estas alturas; la actitud que los distintos sectores desplieguen el próximo martes, en la reanudación de la cumbre, ayudarán a vislumbrar el desenlace de la crisis eléctrica, sólo comparable con la que décadas atrás precipitó la fundación de la Cooperativa.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

DATOS DEL CENTRO COMERCIAL E INDUSTRIAL

Menos ventas en febrero

ACUMULO UNA CAIDA DE 2,5 POR CIENTO EN EL AÑO

El PBI se derrumbó en el último cuatrimestre de 2018