08/02/2019

TAMBIEN SON OPTIMISTAS LOS CONSIGNATARIOS DE HACIENDA VOLVER

Confianza de todos los sectores en la reapertura del Frigorífico Swift

Por: Juan Franco
Análisis

Mientras toda la ciudad está atenta a las decisiones empresariales que podrían desembocar en la reapertura de la planta frigorífica venadense de avenida Cibelli (ruta 33), el CEO de Swift, Miguel De Achaval, ya hizo pública su voluntad en tal sentido, aunque lo supeditó a la evolución de algunas variables del negocio cárnico en el futuro inmediato, a los efectos de garantizar la rentabilidad de los inversores de la compañía. En consecuencia, para obtener un panorama global del sector, que ayude a predecir cuál podría ser la resolución de Swift en los próximos meses, El Informe recurrió a la palabra autorizada de la firma Sabini Pellegrin SA, dedicada a la comercialización de hacienda en Venado Tuerto y la región desde hace más de 40 años. En este caso, el portavoz de la empresa es el Médico Veterinario Sebastián Urquiza, en su carácter de productor de negocios ganaderos en los últimos cinco años, y con valiosas experiencias previas: apenas graduado, en frigoríficos exportadores, y más adelante en la gerencia de producción de un feed lot, es decir que atesora un vasto recorrido por todos los eslabones de la cadena de la carne: la producción, la comercialización y la industrialización. 

Tras recordar que en el gobierno kirchnerista se perdieron millones de cabezas por una liquidación de vientres como consecuencia de estrategias equívocas, observó que a partir de 2016 es notable el giro de las políticas exportadoras: "Hasta fines de 2015 se exportaba menos del 10 por ciento de la producción cárnica y en la actualidad estamos cerca del 20 por ciento, siendo China y Rusia los principales destinos de nuestros cortes, con mucho volumen pero bajo valor, como vaca conserva y vaca manufactura. El tercer lugar lo disputan Chile e Israel, en este último caso con ritual Kosher, auditado en todo el proceso por los rabinos judíos, y que se llevan el cuarto delantero del animal. En cambio, los cuartos traseros de novillo son los más demandados por los países de la Unión Europea, con los que se comercializa a través de la Cuota Hilton (20 por ciento de arancel de importación) y la nueva Cuota 481 (con arancel cero), especial para carnes procedentes de feed lot, además de embarques por fuera de dichas cuotas, con 36 por ciento de arancel", especificó Urquiza. "También desde Brasil adquieren importantes volúmenes de tapa de cuadril, que ellos denominan picaña y es el producto que más consumen", añadió.

Consultado por las insistentes versiones de una próxima reapertura de la planta local del Frigorífico Swift (hoy propiedad de la brasileña Minerva Foods), el representante de Sabini Pellegrin SA sostuvo que "la posibilidad de reactivación del frigorífico es real, sobre todo sabiendo que la planta de Villa Gobernador Gálvez, que pertenece al mismo grupo económico, está trabajando al límite de sus potencialidades de faena". En este sentido consideró que "las condiciones estarían dadas si es que puede operar desde un primer momento a su máxima capacidad", que en el caso del ex Centenario son unas 600 cabezas diarias. "Esto es así porque para un frigorífico de este calibre es prácticamente el mismo gasto faenar 50 animales que 500 o 600, y lo mismo sucede en los procesos posteriores de esa cadena productiva", graficó Urquiza, justificando las exigencias de las autoridades de Swift para reanudar la actividad en Venado.  

Más adelante comentó que "es lógico que los venadenses estemos atentos a lo que sucede con un frigorífico tan emblemático, aunque en la región hay otras plantas que también podrían reactivarse en virtud de las mayores inversiones en la ganadería y la paulatina apertura de nuevos mercados en el exterior, como el caso del Frigorífico Mattievich, que reabrió en Carcarañá". Luego, acerca de la Cuota Hilton (cupo de carnes de alta calidad que ingresa a Europa con arancel diferencial) que el Gobierno nacional le asignaría a Swift para apuntalar la rehabilitación de la planta local, el especialista dijo que sería un muy buen comienzo porque "todos los frigoríficos desean acceder a la Cuota Hilton, que representa hoy unos 9 mil dólares por tonelada, o a la Cuota 481, de 8.600 dólares la tonelada; sin dudas, son valores significativos para cualquier emprendimiento, más aún en el inicio de la actividad de una planta, y sobre todo si lo comparamos con el costo de la tonelada de carne que se exporta a China, que hoy está en el orden de los 4.500 dólares". 

Novillos escasos

Sin dudas, una suficiente oferta de hacienda en las cercanías de la planta de faena y desposte sería una enorme ventaja competitiva, aunque Urquiza aclaró que "en esta zona núcleo no vamos a ver muchos animales pastando en campos con una aptitud agrícola del ciento por ciento; aun cuando la ganadería se volvió más rentable, sabemos que tiene sus fluctuaciones, y en ese sentido está claro que los productores de nuestra región apostarán antes que nada a la soja y los cereales. No obstante, sí estamos viendo un crecimiento de los sistemas intensivos (feed lots), dado que es buen negocio transformar las producciones de maíz en carne bovina o porcina. De todos modos -subrayó-, esto no es un impedimento para el funcionamiento de un frigorífico. Los camiones de hacienda pueden viajar 400 o 500 kilómetros para llegar a destino, y si bien el transporte influye en los costos, de ningún modo sería una situación insalvable para la planta de la ruta 33". Sin embargo, el asesor manifestó que "ahora atravesamos una etapa de escasez de oferta, en parte por inundaciones en varias provincias, y en parte por el alto valor de la invernada y, sobre todo, del maíz en el último semestre del año pasado, que contribuyó a la merma de la cantidad de hacienda encerrada en los feed lots. Por eso la suba de precios que se esperaba para marzo se adelantó y los cortes ya se pagan con aumentos promedio del 20 por ciento en góndola". Además, precisó que a la inversa de lo que ocurría a fines del año pasado, "hoy para el productor es más rentable vender en el mercado interno que la exportación", pese a la devaluación y la baja en el consumo per cápita de carne vacuna. "Estos comportamientos son imprevisibles y dependen de la oferta y la demanda, pero está claro que a mayor margen de rentabilidad de la exportación, mayores serán las chances de reapertura de un frigorífico apto para comercializar al exterior, lo cual también dependerá de la evolución del tipo de cambio en los próximos meses", razonó.  

"Hay cierta preocupación en el sector por la escasez de novillos, pero a la vez hay un amplio margen para el desarrollo de dicha producción, y en ese sentido los frigoríficos, al igual que nosotros, en el rol de consignatarios, debemos contribuir asesorando a los productores para que se animen a emprender la actividad y puedan abastecer a una industria que tiene mucho por crecer", analizó el veterinario, aun cuando aceptó que "todavía estamos pagando costos de malas políticas de otra época, por ejemplo cuando dejamos de respetar la Cuota Hilton que se nos había asignado, con el argumento de privilegiar 'la mesa de los argentinos', hasta el punto tal que Paraguay y Uruguay exportaban más carne que Argentina, y por otro lado no sabíamos cómo hacer para que entren dólares genuinos. Recién ahora estamos cumpliendo con la Cuota Hilton y recuperando poco a poco la confiabilidad perdida", enfatizó Sebastián Urquiza, que desde su estratégica perspectiva de enlace entre la producción y la industria, se mostró optimista respecto del futuro del sector cárnico en todas sus fases y, en particular, de una reapertura del frigorífico, en sintonía con las aspiraciones de autoridades políticas locales y regionales, del Sindicato de la Carne y de toda una ciudad que anhela el pronto despertar de un gigante dormido desde hace nueve años.         


Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.