06/03/2019

Venado Tuerto VOLVER

Del ensayo general de abril al ballotage en junio

Por: Juan Franco
Análisis

Aunque los distintos sectores políticos locales empiezan a recobrar la calma después del alto estrés del cierre del 22 de febrero, la oficialización de listas recién será el martes 12 del corriente, y en Venado aún se duda si a la par de las precandidaturas a intendente de José Freyre, Leonel Chiarella y Liliana Rostom, competirá el macrista Daniel Fascendini, que si bien cumplió con todos los trámites legales, todavía transita en zona de riesgo por las conocidas desavenencias que se agigantaron con la intervención directa del presidente Mauricio Macri bajando de la pugna por la Casa Gris a Federico Angelini en beneficio de José Corral, así como su antecesora Cristina Fernández operó en la interna del PJ santafesino con la bendición al ex reutemista Omar Perotti en perjuicio de la filo K María Eugenia Bielsa. Como común denominador, en ambas circunstancias impusieron postulantes en las listas de diputados provinciales y, tal vez, en las de diputados nacionales a disputarse en agosto y octubre. 

Con una oferta de candidatos más acotada para el Sillón de Aufranc, un poco por racionalidad política y otro poco por la escasez económica, el justicialista Freyre y el radical Chiarella se sienten cómodos con las hipótesis de polarización, y tratan de incentivarla, mientras tanto la tercera en discordia, Liliana Rostom, con una campaña austera apelará a la creatividad para, al menos, estar más cerca de los tres tercios de 2015 que del fantasma de la polarización. En este sentido, con el anuncio de la provincialización de Nuevo Horizonte, la concejala (tiene dos años más de mandato) hizo una oportuna demostración de fuerzas en busca de neutralizar la percepción de voto útil que pregonan en el PJ y el Frente Progresista para arrebatar votantes al partido violeta, al mismo tiempo que éste sale a la caza de simpatizantes de su ex aliado de Cambiemos, hoy en una enclenque situación, con su lista de concejales -liderada por Viviana Downes- divorciada del candidato a intendente. Sin embargo, es muy probable que una parte del electorado adopte en este marco a las primarias como las generales (en rigor un ensayo general) y a éstas como un balotaje, es decir que el 28 de abril elegirían a los postulantes de su genuina preferencia y recién el 16 de junio, en las generales, se polarizaría entre los más votados en las PASO que, en definitiva, se transformarán en una irrebatible radiografía que reposicionaría al electorado.

Aunque las encuestas esclarecedoras recién se están elaborando por estos días, ya con los precandidatos (casi) confirmados para las primarias (sólo habrá confrontación entre cuatro listas de concejales del PJ), los sondeos más confiables hasta fines de febrero (descartados los que apuntan a incidir en la realidad antes que a registrarla) establecen un punto de partida con cierta paridad de adhesiones entre el incombustible Freyre y el lozano Chiarella; incluso con algún punto por debajo, es notable la expectativa que aún despierta el primer mandatario local, quien en los últimos tiempos multiplicó su centralidad en la gestión (hasta el punto tal que los secretarios deben mencionarlo en cada declaración pública), oxigenó el gabinete -menos que lo esperado-, ratificó la alianza estratégica con los trabajadores municipales, estimuló a sus colaboradores de todas las líneas para mostrar una evolución en la calidad y la cantidad de las prestaciones, y pasó a nafta el aparato comunicacional. Asimismo, para compensar la tendencia porotista a entender al PJ como un apéndice del gobierno municipal, como lo revalidó con el armado de otra lista de secretarios (con Pablo Rada, Emilce Cufré y Sebastián Roma), se habilitó a otras tres nóminas para contener simbólicamente a los excluidos. Por otro lado, crece la demanda de alimentos y remedios en Acción Social, y ese fenómeno genera fuerte dependencia entre la franja más vulnerable de la población, aunque se puede volver un arma de doble filo cuando esas necesidades no son satisfechas. 

Con el oficialismo dedicado por entero a exaltar fortalezas (y ocultar debilidades) de la gestión, en el Frente Progresista, Cívico y Social consideran que la campaña electoral, sobre todo en los tramos finales, le permitirá marcar diferencias, no sólo apuntando a las falencias de los tres gobiernos consecutivos de Freyre, sino también desplegando un minucioso proyecto de gobierno municipal y mostrando cuadros políticos y técnicos que conformarían un hipotético gabinete. Sin dudas, la coalición de UCR, PS y PDP exhibió vocación de poder -la que otras veces le faltó- con la formalización de una lista única que promueve a Chiarella para la Intendencia; escalona al socialista Leonardo Calaianov, la radical Mariana Iturbide y la demócrata progresista Ivana Chemini para el Concejo; y proyecta a Lisandro Enrico -será un gran protagonista en la campaña venadense- para un tercer período en el Senado santafesino. Con este consenso, y una mayor influencia socialista con el número uno de la lista legislativa, la coalición logró reforzar el perfil progresista que el radicalismo local había diluido con sus ambivalencias entre Cambiemos a nivel nacional y el FPCyS provincial, aunque ahora se reproducen los boinablanca que se desmarcan del PRO, como ya lo hizo a título personal el propio Chiarella, anticipándose a muchos correligionarios que hoy empiezan a ponerle condiciones al verticalismo macrista. 


Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

EL PRESIDENTE MACRI EN EL FORO ARGENTINA EXPORTA

"Nunca la Argentina tuvo tanto impulso exportador como ahora"

MUJERES AVANZAN EN LEGISLATIVOS, PERO NO EN EJECUTIVOS

Baja presencia femenina en los cargos ejecutivos del sur provincial