08/07/2019

UN MATRIMONIO UCRANIANO - ARGENTINO VOLVER

Julia y Emanuel, Amor a primera vista

Por: Florencia Mir

Julio Cortázar manifestó en "El sentimiento de lo fantástico" que para hallar una mejor definición de esto último es preferible indagar individual e introspectivamente. "(...) Pienso que es mejor que cada uno de ustedes, como lo hago yo mismo, consulte su propio mundo interior, sus propias vivencias, y se plantee personalmente el problema de esas situaciones, de esas irrupciones, de esas llamadas coincidencias en que de golpe nuestra inteligencia y nuestra sensibilidad tienen la impresión de que las leyes, a que obedecemos habitualmente, no se cumplen del todo o se están cumpliendo de una manera parcial, o están dando su lugar a una excepción. Ese sentimiento de lo fantástico, como me gusta llamarle, porque creo que es sobre todo un sentimiento e incluso un poco visceral, ese sentimiento me acompaña a mí desde el comienzo de mi vida, desde muy pequeño, antes, mucho antes de comenzar a escribir, me negué a aceptar la realidad tal como pretendían imponérmela y explicármela mis padres y mis maestros. Yo vi siempre el mundo de una manera distinta, sentí siempre, que entre dos cosas que parecen perfectamente delimitadas y separadas, hay intersticios por los cuales, para mí al menos, pasaba, se colaba, un elemento, que no podía explicarse con leyes, que no podía explicarse con lógica, que no podía explicarse con la inteligencia razonante(...)". 

Siguiendo la magistral explicación del inigualable Cortázar, quizás se pueda poner en palabras la historia de Julia Meteiko (30) y Emanuel Martinez (25), una ucraniana y un argentino, más precisamente venadense, quienes hace más de dos años decidieron, luego de cruzarse impensadamente en Punta Cana, comenzar a compartir la vida juntos. 

"Soy oriunda de Donetsk  (Ucrania) una ciudad que actualmente tiene problemas de guerra. Antes de que esta realidad se desencadenara en mi lugar natal, trabajé dos años en una financiera estatal; soy economista. En el año 2014 decidí emprender la partida de mi país para trabajar como guía turística, soñaba con poder viajar por todo el mundo. Previo a arribar a Punta Cana estuve en Tailandia, Turquía y Vietnam", comenzó relatando una de las protagonistas de la historia, Julia.

Por su parte, Emanuel reconoce que jamás imaginó que "en unas vacaciones familiares iba a conocer a la mujer de mi vida, a mi esposa. Nos vimos por primera vez en una excursión, no sabía cómo hacer para acercarme a hablar, inglés no sabía, y por su rostro me dí cuenta que era extranjera. Ese recorrido duró entre cuatro y cinco horas, mientras tanto pensaba cómo hacía para acercarme a Julia. Mi hermana es fotógrafa y estaba con su cámara, antes de irnos, tomé la cámara y me acerqué a ella preguntándole si nos podía sacar una foto. Aceptó y cuando me devolvió la cámara le pregunté cómo se llamaba. A pesar de ser una persona muy cerrada, por su cultura y crianza, se quedó charlando. Cuando me avisan que me tenía que ir, mi celular estaba apagado y no prendía. Entonces le consulté si tenía instagram, me dijo que sí, me dio su celular para que me buscara en su red social y me empiezan a aparecer miles de chicos con mi nombre, no sabía cómo encontrarme. Por suerte me acordé del usuario que directamente me dirigió a mi instagram, apreté seguir y cuando me acerqué a saludarla con un beso ella me dio la mano. En ese momento no entendí, pensé que no me había querido saludar", recordó Emanuel con una sonrisa en la cara. 

Julia admite que su intención no era tener vínculo alguno con Emanuel, ya que por ser turista consideraba que al regresar a su país iba a quedar la relación disuelta. 

Pero cuando Emanuel regresa a Argentina decide escribirle, actitud que sorprendió sobremanera a la joven economista. "Seguimos hablando dos o tres meses más y decidimos volver a vernos. Hablé con mis padres y viajé nuevamente a Punta Cana. En ese momento estaba cursando el quinto año en la Universidad. Estuve un mes junto a ella y ahí le propuse casamiento, recibiendo una respuesta positiva de su parte. Regresé solo a Argentina, ella se acomodó con el trabajo y luego emprendió el mismo viaje". 

Juntos en el país, su primer lugar de residencia fue Zavalla, donde Emanuel estaba terminando de estudiar Ingeniería Agrónoma. Al finalizar, "decidimos ir a vivir a Buenos Aires, donde estuvimos seis meses. Antes de llegar a la gran ciudad, fuimos a Ucrania a conocer mi familia, mi lugar, estuvimos un mes en Donetsk", explicó Julia, agregando que durante ese viaje realizó estudios para convertirse en uno de los trabajos que hoy lleva adelante: maquilladora profesional. 

Actualmente Julia y Emanuel están viviendo en Venado Tuerto, aunque ambos reconocen que desean, en algún momento, abandonar la ciudad. "Siempre anhelé poder hacer mi posgrado en Estados Unidos, pero tampoco descarto Australia o Nueva Zelanda, son países del primer mundo en lo relativo a la educación y en el área donde me desenvuelvo que es la agronomía. A Julia le fascina viajar y conocer nuevos lugares; es una idea que tenemos presente y deseamos poder hacerla realidad". 

¿Qué es el amor?

Al momento de responder Julia sin dudarlo manifestó que para ella el amor es "para siempre, cuando los planes y tu pareja son para crear un futuro juntos. No son sólo los buenos días, también hay días en que hay que soportarse mutuamente. Amor es cuando no puedes vivir sin la persona que amás". A su turno, Emanuel respondió: "Para mí es la fuerza más grande que existe en el mundo y éste existe por esa fuerza que es el amor, esa fuerza te ayuda y te empuja a salir adelante y más que nada en una pareja, cuando hacés las cosas por amor es mucho más fácil, no es una carga. Es lo mismo para con el trabajo, el estudio y otras facetas de la vida". 

 

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

LA COMISION BICAMERAL HABLO DE RESPONSABILIDADES POLITICAS

ARA San Juan: el informe final apuntó al Gobierno y a la Armada por la tragedia