12/08/2019

ANALISIS VOLVER

Pese a la arrasadora ola K, en Venado ganó Macri

Por: Juan Franco
Análisis

Mientras la coalición liderada por el kirchnerismo se impuso en las primarias a nivel nacional por una holgada diferencia de unos 15 puntos porcentuales, que lo deja a un paso de una victoria en octubre sin necesidad de segunda vuelta -ya que superó los 45 puntos-, el electorado de Venado Tuerto volvió a pronunciarse en las urnas contra la corriente, dando el triunfo en el orden local a Juntos por el Cambio, que promueve la reelección del presidente Mauricio Macri, quien superó los 19.600 votos, con la dupla conformada por Alberto Fernández y Cristina Fernández como escolta, superando los 14.800 sufragios, y en el tercer lugar se ubicó Roberto Lavagna, con más de 5.200 votos.  

La fórmula de los Fernández no sólo triunfó en forma aplastante en provincia de Buenos Aires, como se descontaba, sino que perdió por muy poco en una provincia que siempre le resultó esquiva, como Córdoba, y ganó en Mendoza y en Santa Fe (unos 10 puntos de diferencia), donde se sostuvo con singular éxito la experiencia de unidad de todo el justicialismo, que en junio último le había asegurado el gobierno provincial -asumirá en diciembre- al rafaelino Omar Perotti y los suyos. En este sentido, un detalle significativo es que en nuestra provincia, el Consenso Federal de Lavagna logró un 12 por ciento, superando la media nacional del 8 por ciento gracias al apoyo del Frente Progresista, Cívico y Social, aunque también quedó expuesto que tradicionales votantes de la coalición gobernante en Santa Fe favoreció en las urnas al Frente de Todos.  

Sin embargo, ni siquiera la notable peronización santafesina contagió a los venadenses, que en un marco general absolutamente adverso ratificó sus preferencias por la dupla oficialista Macri-Pichetto. Repasando la historia reciente, para hallar un triunfo K -a nivel local- en elecciones presidenciales hay que remontarse a las elecciones de 2007, cuando Cristina Fernández se consagró presidenta por primera vez, con el 43 por ciento de los votos en el país y un 33 por ciento en la ciudad, sobre 28 por ciento de Elisa Carrió, 17 de Alberto Rodríguez Saá y 16 de Roberto Lavagna. Aún con la contundente reelección en 2011, con el 54 por ciento de los votos, tal vez por el "efecto campo", la Presidenta no pudo ganar en Venado, donde el vencedor fue el Frente Amplio Progresista que postulaba al socialista Hermes Binner, con el 38,25 por ciento de los votos, aventajando a la dupla Fernández-Boudou, que reunió a nivel local el 37,82 por ciento. Luego, en las elecciones generales de octubre de 2015, el candidato oficialista Daniel Scioli venció con lo justo en toda la geografía nacional (la elección se definiría el mes siguiente en balotaje), pero en Venado también ganó Cambiemos con el 44 por ciento, contra sólo un 23 por ciento del PJ.

Hoy comenzará un complejo proceso político para el Gobierno nacional, que deberá transitar largos 70 días sin expectativas de revertir el lapidario resultado, y con la responsabilidad de evitar aún mayores desmadres económicos que perjudiquen a la mayoría de los argentinos. Más allá de la minúscula expresión del voto venadense en el concierto nacional, la verdad quedó de manifiesto, y la mayoría de la población ejerció un voto castigo a las políticas económicas.

    

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.