09/09/2019

EN EL PARQUE MUNICIPAL BELGRANO VOLVER

Luis Costantini, diseñador paisajista de familias aristocráticas, pasó por Venado Tuerto y dejó su sello

Por: Mauro Hugo Bertozzi

A pocos meses de que finalice la remodelación funcional del parque General Belgrano, realizaré una revisión de esta historia, otorgándole un halo enriquecedor. 

Tras los pasos del arquitecto Salamone y su reconocida trayectoria, encontramos a la firma Casa Costantini de Luis Costantini. Propietario y responsable de la planificación de flora en nuestro país. 

Costantini, delatado por su apellido, nos remonta al norte de Italia, al pie de los Alpes, en los confines del lago Maggiore. El paraje que dio formación al fundador de la casa, fue testigo ocular del magnífico escenario de lagos, castillos y jardines, con la intervención del hombre y su arte. Sus antepasados, viveristas, antigua estirpe de horticultores que construían y dirigían los jardines más importantes del lugar, inculcaron en él, aquel arte del paisajismo. 

Recorriendo el viejo continente y el norte de Latinoamérica, en 1890 recae en la República Argentina, deseoso de incorporar sus negocios y conocimientos adquiridos en las principales casa de semillas. El intercambio fue la vedette de sus inicios aquí, sentando precedentes comerciales en el envío de semillas de nuestra flora como el ceibo, el jacarandá, el ombú, el palo borracho y otros. Como no ha de ser en esos tiempos de otra forma, recorre asiduamente la Argentina, y es así como comprueba la escasa difusión de las hortalizas en el país, dejando la puerta abierta a la inclusión del sistema empleado en Europa para la distribución de semillas en sobre cerrado, fraccionado y con su ilustración correspondiente. El éxito es inmediato y las semillas llegan rápidamente a todo el país. 

En aquellos tiempos las grandes familias argentinas, poseían la afición de los jardines y parques privados. Quien tenía una camelia o una kentia, era ni más ni menos que el resultado de su paso por Europa. Incluso las mismas eran consideradas una obra de arte. Luis entiende que la exportación de estas especies era el futuro y trata de vulgarizar en grandes cantidades las mismas. Tras una ardua y constante lucha por lograr la supervivencia de las plantas, tiene que redoblar sus esfuerzos para concretar su llegada a estas tierras. Así entonces repitiendo ensayos y formas de embalaje, considerando los tiempos de traslado y el cambio de estaciones, empieza a recibir grandes partidas provenientes de Francia, Bélgica, Holanda, Génova, España, California, Luxemburgo, Inglaterra, Brasil y Japón. Luis Costantini crea así su primeros viveros, dejando así como máxima atracción el primer jardín que llega a convertirse en reunión nacional de los viveristas denominando el lugar como "La Bolsa de las Plantas". De esta manera  las familias aristocráticas más opulentas tuvieron sus excepcionales jardines. Entre ellos podemos citar: Estrada, Ortiz Basualdo, Unzué, Peña, Madariaga, Dorrego, Quintana, Marcó del Pont, Martínez de Hoz y muchas más. 

La casa adquiere dimensiones proporcionales y es así como se ocupa de la revitalización de las principales arboledas de muchas provincias. Estaba por imponerse un nuevo método bajo el lema del ex presidente Sarmiento: "Nuestra pampa es como nuestra República, tabla rasa; es la tela donde ha de bordarse una Nación, y es necesario escribir sobre ella árboles".

Luis puso en evidencia el esfuerzo realizado por su casa y se convierte en el proveedor de los grandes plantadores argentinos, dentro de los cuáles se destacaron Unzué, Alzaga, Anchorena, Luro y nuestro cofundador de Venado Tuerto, Don Alejandro Estrugamou. La forestación de parques y estancias fueron proveídas por Casa Costantini. 

Las tendencias y demandas hicieron que se creara la Oficina Técnica de Parques y Jardines, dejando así un legado de importantes obras públicas en municipios y jardines en todo el país. Proporcionando así el asesoramiento inteligente para la concreción de buenos espacios verdes. Fue así entonces que bajo la planificación estratégica del gobernador de Santa Fe Manuel M. de Iriondo, se establece un plan de parques a nivel provincial. Dejando en el haber de la intendencia de José Aufranc, primer intendente a partir del año 1935, coincidiendo con el decreto nº 508, declarando al pueblo Venado Tuerto ciudad. Se proyecta así la creación del Parque General Belgrano. Hoy podemos ver cómo las retroexcavadoras y palas mecánicas zigzaguean para poder conservar el patrimonio floral del lugar. La remodelación consideró la conservación de los magníficos ejemplares de pinos y otras especies que datan de más de medio siglo en el lugar.  

Pronto a inaugurarse, toda la sociedad está deseosa de esta remodelación, ya que podrá interactuar entre un pasado pensado y un futuro acorde a las necesidades. 

¿Qué te pareció esta noticia?

25 opiniones registradas.

28% Me gusta
24% Me aburre

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

VILLA CAÑAS - JOVEN LESIONADO

Vuelco en ruta 94

EN EL PREDIO DEL AEROCLUB

Exitoso primer Gran Premio Laprida Bike