16/10/2019

CIEN AÑOS EDUCANDO A LA COMUNIDAD VOLVER

Centenario de la Escuela Nº 1248 "Rosa Turner de Estrugamou"

Por: Juan Franco
Análisis

Hoy, desde las 15, en sus instalaciones de Estrugamou 250, se llevarán a cabo los actos oficiales por el 100º aniversario de la Escuela Nº 1248 "Rosa Turner de Estrugamou", y sus autoridades preparan una celebración a la altura de las circunstancias, con la participación de directivos, docentes, alumnos y colaboradores de todas las épocas, y donde tendrán su espacio protagónico, desde ya, los homenajes, las anécdotas, los recuerdos y las emociones. En este sentido, la directora de la tradicional institución, Claudia Sánchez, destacó que el eslogan del centenario resume la esencia del festejo: "Los mejores recuerdos no están en las fotos ni en nuestra memoria, están en el corazón", y anticipó el programa de actividades para hoy, que incluye la recepción de autoridades, entrada de abanderados, ingreso de alumnos, palabras alusivas, despedida de banderas, presentación del Ballet Estable municipal, reconocimiento a directivos y desconcentración, a realizarse frente a la escuela, sobre avenida Estrugamou (en caso de mal tiempo los actos serán en el gimnasio, con entrada por Colón). Además, dentro de la escuela, está programada la entrega de diplomas a ex alumnos de las promociones que cumplen 25, 50 y 75 años, mesa dulce, video histórico, exposiciones, rincón fotográfico y una recorrida por el interior del emblemático edificio escolar.

Los pioneros

Evocando los comienzos, la historia cuenta que en los albores de 1915 un grupo de vecinos de la ciudad tomaron la iniciativa de encarar un proyecto que apuntara a la educación de sus hijos. Así fue como gracias a Maximiliano Agüero, Alberto De Brouckere, Miguel Andueza, Isidro Samuel Sosa, Pedro Conesa, Alejandro Gutiérrez y Juan Domingo Pardal, el emprendimiento de crear una escuela se hizo realidad. Según cuenta José Favoretto en sus "Semblanzas del Normal", con motivo del 90º aniversario, el 26 de julio de 1915 abrió sus puertas la Escuela Popular de Maestros, llamada así en un principio, con una docena de alumnos, en el domicilio del comerciante Benito Otero, y recién el 7 de octubre de 1919 se establece en forma definitiva en su actual sede, el edificio donado por el primer juez de Paz de Venado, Alejandro Estrugamou, a la Provincia. Desde entonces, "el Normal", señera institución formadora de maestros, lleva el nombre de "Rosa Turner de Estrugamou", en homenaje a quien fuera esposa del donante, con Maximiliano Agüero como primer director. Durante décadas el nivel primario y el medio estuvieron integrados en una misma entidad, hasta que en octubre del '80, mediante un decreto, adquirieron autonomía la Escuela de Enseñanza Media Nº 206 y la Escuela Primaria Nº 1248, aun cuando hoy siguen compartiendo el mismo edificio -declarado Patrimonio Histórico Provincial en octubre de 2010-, junto con el Instituto de Enseñanza Superior (IES) Nº 7 y el Nivel Inicial.

No hace falta busto

El frente de la institución educativa santafesina -que funciona en los tres turnos- exhibe los bustos de Domingo Faustino Sarmiento y Maximiliano Agüero, ambos erigidos un 26 de julio en coincidencia con sendos aniversarios de la fundación: el primero en 1945, y el del primer director de la institución en 1965, en ocasión de las Bodas de Oro. A propósito de estos homenajes, el ciudadano notable José Ravera aseveró que "Alejandro Estrugamou no tiene estatuas en la ciudad, y no las necesita, porque él tiene dos monumentos imborrables: el Colegio Santa Rosa y la Escuela Rosa Turner de Estrugamou -Colegio Normal-, los dos en memoria de su esposa". Como dice Roberto Landaburu en sus "Recuerdos del Venado Tuerto", basado en escritos de Eduardo Huhn, el hombre de confianza del fundador Eduardo Casey no sólo donó la manzana ubicada entre las actuales calles Estrugamou, Moreno, Colón y López, sino también mandó a construir 100 años atrás el imponente edificio de estilo neorrenacentista e influencia alemana, con materiales procedentes de Europa. En reconocimiento a su esposa, el acaudalado filántropo denominó "Rosa Turner de Estrugamou" al establecimiento educativo, sin olvidar que también es el propio Estrugamou el benefactor de la Congregación de las Hermanas de la Misericordia con la creación del Instituto "Santa Rosa" -en ese espacio funcionó el primer almacén de ramos generales de la ciudad-, cuyo nombre también evoca a su mujer. No solamente Venado Tuerto se favoreció con la generosidad de Alejandro Estrugamou, sino también el interior de Buenos Aires, pues en Junín construyó el Colegio "Catalina Larrart", en memoria de su madre, y en Chacabuco, junto con sus hermanos, colaboró en la edificación del Colegio "Juan Bautista Estrugamou", en homenaje a su padre.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.