02/12/2019

EL VENADENSE JUEGA EN RESERVA VOLVER

Rodrigo Castillo: A veces me pongo a pensar que estoy en River y no lo puedo creer

Por: Por: Rubén Sargazazu / web oficial de River

Cuando llegó tenía el desafío más grande: demostrar que podía jugar en River. Y no defraudó. Y se hizo el mejor regalo de su vida. No solo porque nunca había jugado en Inferiores, sino que llegó a probarse a River con 19 años. Se adaptó rápidamente, mostrando una calidad singular y su oficio de centrodelantero, que enseguida llamó la atención. Y con buenas actuaciones y goles, dejó marcado su paso por la Cuarta División. Esto lo llevó a partir del segundo semestre de este año, a jugar en la Reserva y soñar con pegar el salto.

Rodrigo Castillo, cuenta cómo fue el paso de dejar Venado Tuerto y cambiar el juego de Sportivo Rivadavia, de esa ciudad, por las gambetas y los goles con la banda roja: "A veces me pongo a pensar que estoy en River y no lo puedo creer. Fue un cambio grande en lo futbolístico y personal. Por suerte me acostumbré enseguida a todo. Di un paso muy grande de la Cuarta a la Reserva. Y a veces me toca entrenar con la Primera. Estar jugando con los que ganaron todo y que Gallardo te dé indicaciones de cómo tenés que jugar, es muy lindo y fuerte para mí".

-¿Cómo fue el proceso de adaptación en la Cuarta División?

-Por suerte me fue muy bien. Además del juego, tuve que aprender a ser jugador las 24 horas. Cuidarme en la forma de alimentarme, descansar bien. Y en los partidos, la diferencia era que tenía que estar todo el tiempo en movimiento y pedir siempre la pelota. Y si querés destacarte, hay participar del juego la mayor cantidad de tiempo posible. En mi caso hacer goles es vital.

-¿Lo máximo fue ganarle el campeonato a Boca?

-Fue algo increíble ganarle la final a Boca. Tuve la suerte de hacer un gol y la definición por penales fue muy emotiva. Encima estaba toda mi familia en la cancha. Eso me dio la magnitud, de por qué se festeja tanto vencer al eterno rival. Y por qué la locura de todos al ganarle la final de la Libertadores y ahora eliminarlos en la semifinal.

-¿Cómo es el mundo de la Reserva?

-Lo principal es que River juega siempre de la misma manera: sale a ser protagonista en todos lados. Ya empezamos a realizar adentro la cancha algunos movimientos específicos como los de la Primera y también ser intensos como ellos, a la hora de marca y presionar. Me vino muy bien hacer la pretemporada, porque tenés que estar muy bien entrenado y preparado para la intensidad que Gallardo quiere de todas las divisiones.

-¿Qué cambió en lo físico?

-Hoy en el fútbol es fundamental estar a pleno físicamente. En River tenés que estar bien, para jugar a todo ritmo durante los noventa minutos. Hay que tener intensidad para presionar y jugar. Y desde ahí sacarle la diferencia a los rivales. Todos los días hay que dar un poco más en los entrenamientos.

-¿Y en lo futbolístico?

-Hay una idea de juego que baja Gallardo desde la Primera División. Salir jugando siempre desde abajo, nunca tirar pelotazos y romper siempre la presión del rival. Y atacar siempre, fabricando continuamente espacios y llegar con mucha gente. La idea es mejorar cada día.

-¿Y en lo mental?

-La cabeza juega un papel fundamental. Hay que estar bien, no hay que presionarse. Jugar tranquilo, porque estás muy cerca de lo que soñaste. Y aprovechar la energía positivamente. Soy libre mentalmente y confío en mis condiciones a pleno. No hay que olvidarse que estás a un paso de la Primera.

-¿Es importante como en la Primera, todo lo grupal?

-Sí. Cada uno quiere llegar y aporta lo mejor que tiene para el grupo. En la Primera, eso es clave para ganar todo. Cada uno sabe lo que quiere y prioriza lo colectivo en lugar de lo individual. Nosotros hacemos lo mismo, nos llevamos bien entre todos. Armamos un lindo grupo, damos lo máximo para entrenar y jugar.

-¿Te favorece el juego por la forma de moverte dentro de la cancha?

-Yo creo que el juego de River favorece a cualquier delantero. Que la pelota venga siempre por abajo, para poder tirarse atrás y fabricar pequeñas sociedades. Yo a los que más importancia le doy, es a hacer goles. Porque para mí el delantero vive del gol. Como dicen todos. Igualmente hay que correr, meter asistencias y jugar para el equipo. Pero los goles te dan confianza.

-¿Qué te dice el Luigi Villalba?

-Me dice que juegue libre, que no baje mucho. Porque es ahí donde más daño puedo hacer. Que la pida siempre y me fabrique los espacios. Lo importante es saber leer la jugada, antes que llegue la pelota.

-¿Qué diferencias notaste cuando jugaste contra la Primera?

-Que cuando reciben la pelota ya saben lo que van a hacer, y cuando vas a presionar ya no está más. Y en la presión te comen casi siempre. Además por la calidad técnica que tienen, juegan en River. Y se entienden de memoria. Son jugadores de elite.

-¿Qué te sorprendió de Gallardo teniéndolo tan cerca?

-Que cuando habla o da alguna indicación todos lo escuchan. Se nota que lo respetan mucho. Por lo que sabe y lo que es como técnico. Además hay un buen clima que hace todo más fácil. ¿Si me dio alguna indicación? Sí, me dijo que si tenía la posibilidad en la jugada, meta algún pase filtrado.

-¿A qué delantero te parecés?

-Es lo que digo siempre. Por característica de juego a Nacho Scocco. Porque se tira atrás, se fabrica los espacios y es un gran definidor.

-¿Y de los otros delanteros?

-De Pratto, la potencia física que tiene; de Borré, que está siempre en la última línea de los defensores y que presiona todo el tiempo; de Suárez, la inteligencia que tiene y en el mano a mano, te liquida.

-¿Y qué le agregarías a tu juego?

-Tener más velocidad para poder ganarle un tiempo al marcador.

-¿Qué debés hacer para mantenerte, si te toca llegar?

-Primero creo que hay saber manejar la ansiedad. Y aprovechar cada minuto que te toca estar con la Primera. No hay que regalar nada. Es fundamental, también, entender lo que quiere el técnico de uno. Y creo que el apoyo del grupo es fundamental.

-¿Qué jugador te llamó la atención?

-Ponzio, por su liderazgo. Cómo está pendiente de todo. Y les habla a sus compañeros, sobre todo a los más jóvenes. Eso hace que la unión sea más fuerte.

El sueño de llegar a la Primera hoy es más fuerte que nunca. Y cuando lo manifiesta se emociona: "Por mi viejo, Miguel, que falleció hace un mes, lucho cada segundo para llegar a la Primera. El me va a guiar desde arriba para que esto pase. Porque quería que disfrute de lo que hago. Soy creyente y sé que su luz, me dará fuerza, para algún día debutar en River".


Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.