10/02/2020

EL GOBIERNO DE PEROTTI SE ALINEA CON LA NACION VOLVER

El adiós a la cláusula gatillo augura tensiones y exige otros mecanismos de defensa del salario

Por: Juan Franco
Análisis

Con el inicio del ciclo lectivo a la vuelta de la esquina, y las paritarias aún más próximas, el gobierno santafesino confirmó que la denominada cláusula gatillo, reinante en los últimos tiempos del Frente Progresista, Cívico y Social, no continuará como mecanismo automático de actualización salarial ante la inflación. Así, el ministro de Gobierno santafesino, Esteban Borgonovo, adelantó que estudian otras alternativas de recomposición y definió que la cláusula gatillo resulta "un proceso indexatorio que no es sustentable y no se puede continuar". Por su parte, yendo un poco más allá, el gobernador Omar Perotti señaló que "la Provincia es parte de una estrategia nacional" que promueve un acuerdo de precios, salarios y tarifas para combatir la inflación y así proteger el poder adquisitivo de los trabajadores. En síntesis, Perotti busca alinear a Santa Fe con la Nación, que hoy plantea una paritaria con negociaciones trimestrales, como lo expuso en su reciente visita al territorio provincial el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien declaró que "el compromiso del Poder Ejecutivo en 2020 es que el salario docente le gane a la inflación", y alertó que la cláusula gatillo implica "empatarle a la inflación".

Docencia con guardia alta

Más allá de algunos titubeos de la jefa de la Amsafe, Sonia Alesso, el mayoritario gremio docente santafesino defiende la continuidad de la cláusula gatillo, y en primera fila se ubica el delegado departamental de General López, Javier Delgado, quien repudió el "bombardeo mediático sobre la paritaria antes de que nos sentemos a la mesa" y presumió que "el objetivo es condicionar a los trabajadores de la educación para impedir una negociación libre con la patronal". Asimismo, opinó que "vuelve a ser oportuna la aplicación de la cláusula gatillo porque es una herramienta de actualización salarial indispensable en estas épocas, incluido 2020, donde la mayoría estima que la inflación orillará el 40 por ciento". Aunque reconoció que en Santa Fe el importe correspondiente a la cláusula gatillo "se pagaba tarde", valorizó que "al menos nos sirvió para no perder tanto". Y reforzó: "Si no hubiésemos incluido el ajuste automático en las paritarias de 2019, el salario docente se habría derrumbado", acotando que en ese momento se acordó un 15 por ciento de incremento salarial y el resto de la recomposición obedeció a la implementación de la cláusula gatillo hasta compensar la brutal disparada inflacionaria. Por otra parte, Delgado advirtió que uno de los argumentos de la Provincia para justificar la defunción del ajuste automático es la falta de recursos económicos, así que puede intuirse que "están dispuestos a invertir menos dinero en los trabajadores estatales, que no es otra cosa que una política de ajuste". Y añadió que si bien el gobierno de Perotti insinuó "otras fórmulas de actualización salarial", hasta hoy no "propuso ningún instrumento superador", asegurando que no solamente los gremios docentes, sino el conjunto de los sindicatos estatales "vamos a trabajar codo a codo para resistir esta ofensiva".

Ferrer: Hay otras opciones

Sobre la cláusula gatillo el ex jefe de Gabinete municipal, Agustín Ferrer, admitió que "decirle hoy a un empleado que se queda sin cláusula gatillo es un golpe al mentón, pero como analista económico debo señalar que sólo es una herramienta útil a corto plazo, para etapas donde un país sufre índices inflacionarios por encima del 50 por ciento anual y no queda otra opción. Pero la verdad es que aun así el empleado siempre va detrás de la inflación, es decir que ni siquiera se le empata, como suele decirse. De hecho -prosiguió-, las estadísticas corroboran que durante los últimos años, con cláusula gatillo, el poder adquisitivo de los salarios cayó en promedio unos 20 puntos en términos reales, y en dólares el 50 por ciento.

"Al trabajador con ingresos fijos le conviene buscar otro mecanismo para evitar la pérdida del poder adquisitivo, y desde el punto de vista empresarial, ese tipo de recomposición, como forma parte de la estructura costos, se traslada a precios e impacta en la indexación constante de la economía. Y desde lo público tampoco es sustentable porque la Provincia, por ejemplo, en 2019 sufrió un 49 por ciento de incremento de sus gastos, en tanto que sus ingresos subieron el 39 por ciento, y eso no es viable, salvo a través del ajuste, porque no estamos en condiciones de endeudarnos ni de aumentar los impuestos", observó Ferrer. "La cláusula gatillo no es beneficiosa para nadie y esto lo demuestran los números. Esto no significa que la gente debe ganar menos, todo lo contrario, pero hay que establecer otro criterio que no indexe la economía", enfatizó. Asimismo, sugirió vincular estas negociaciones con un acuerdo de precios en los insumos de primera necesidad y un compromiso estatal de congelar la luz, el gas y los combustibles, por ejemplo, que son esenciales para el saludable funcionamiento del aparato productivo y la economía doméstica. "También hay otros caminos por explorar, como los sistemas de participación en las ganancias, donde los trabajadores son recompensados con un porcentaje extra cuando la empresa supera una determinada rentabilidad, con lo cual no hay indexación de la economía, porque depende de los resultados", graficó el cooperativista. Sin embargo, aceptó que "hoy para un gremialista no es lógico sentarse a negociar con una pérdida del poder adquisitivo del 20 por ciento a cuestas, así que es necesaria una recomposición a suma fija, pero no por mero capricho, sino porque vuelve mucho más rápido a la economía y genera un beneficioso efecto multiplicador".

Todos los caminos conducen a Roma

Sonaron muchos nombres desde fines de 2019 para suceder a Stella Lapelle en la Dirección Regional de Educación, hoy en manos de la firmatense Marcela Cinalli, que lo ejerce en forma transitoria en su condición de supervisora de educación primaria con mayor antigüedad. Sin embargo, el ex secretario de Educación y Cultura venadense, Sebastián Roma, es el candidato que asoma con mayores chances en el comienzo de una semana decisiva para la definición de dicho cargo. A estas alturas del año, es exagerada la demora en la confirmación del nuevo equipo que funcionará en la sede de Rivadavia y Casey, sobre todo porque se acumulan necesidades desde todas las escuelas de la región, que no siempre puede solucionar una jefa interino, y que además debe impulsar una serie de procesos inherentes a todo cambio de gestión política en el Estado, y a menos de un mes del inicio de clases. Aunque no está descartada la propia Cinalli, ni la irrupción de algún "tapado", las acciones del psicólogo Roma siguen en alza por su meritoria gestión en el área de Educación local; por los fructíferos consensos que supo lograr con la Region VII y los cooperadores escolares; y, desde ya, por el apuntalamiento político del secretario de Municipios y Comunas provincial, José Freyre.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

CUARTO DOMINGO DE FEBRERO

Recolección de restos verdes y de obra

PRIMERA EXPERIENCIA DEL "PASEO DE LA CIUDAD" EN PLAZA ITALIA

La feria de artesanos y emprendedores fue reprogramada para el 1º de marzo