24/03/2020

¿CÓMO LAVARLO CORRECTAMENTE? VOLVER

Productos y cuidados para cada tipo de pelo

Un pelo atractivo, sano y radiante comienza con un lavado adecuado según las condiciones y necesidades de este tipo de cabello y el cuero cabelludo. Para ello, dar, entre una oferta inabarcable, con el champú y el acondicionador acertados y seguir ciertos cuidados personalizados serán cuestiones básicas y esenciales.

"A la hora de elegirlo, es importante chequear el estado y las particulares de nuestro cabello. Por ejemplo, si es fino, graso, le falta hidratación o se ve resquebrajado", explica Roberto Cangiano, jefe técnico de Alfaparf Group.

"Siempre hay que tener en cuenta que estos rasgos varían con el tiempo por distintos factores externos -como la aplicación de tratamientos químicos- e internos -como cambios hormonales. La comprobación es lo que suele llamarse acostumbramiento. Lo que sucede en realidad es que ese cabello cambió y tiene otras necesidades", explica Adrián Acuña, tricólogo, director del Instituto del Cabello y profesor de extensión universitaria de la Universidad de Buenos Aires.

Las recomendaciones según la textura, el nivel de hidratación y otros rasgos.

- Con rulos:
"Este tipo de pelo de por sí es seco porque, por la naturaleza de las ondas, los lípidos y el agua que se depositan en el cuero cabelludo no llegan a descender y fortalecer por completo el largo y las puntas", dice Cangiano.

Las líneas de lavado nutritivas y, como refuerzo, las máscaras y ampollas son el kit básico. Un consejo para un tratamiento reforzado: "Mezclar una porción de máscara nutritiva con una ampolla. Puede aplicarse una o dos veces por semana, para darle al pelo las sustancias que necesita", completa Cangiano.

- Lacios:
"Reflejan luz y por lo tanto, lucen más brillantes y suaves. Aunque, para ello, hace falta incorporar productos hidratantes y anti frizz. Más cuidados: si suelen utilizarse a menudo spray, geles, cremas o leches de peinado, el uso de un champú dermo purificante una vez a la semana será fundamental para quitarle las impurezas al cabello y el cuero cabelludo y evitar que luzca aplastado", sugiere Acuña.

- Con coloración:
"El cabello teñido requiere de mayores cuidados, ya que en los procesos de tintura y decoloración ocurre una reacción química que dañan las moléculas que componen el cabello y lo vuelven poroso, frágil, difícil de desenredar y con electricidad estática. La opción ideal son las presentaciones con agentes anti age", señala Acuña.

- Quebradizo:
"El pelo que se ve de esta manera refleja sequedad. Las causas pueden ser decoloraciones muy fuertes, abuso de la planchita y el secador o deshidratación, entre otras. Para contrarrestar el efecto, son ideales las opciones con ceramidas", recomienda Vane Di Giorgio, estilista de Tresemmé.

- Graso o mixto:
Las señales más típicas de este tipo de cabello: se ensucia muy rápido, el cuero cabelludo se nota brilloso y el largo aplastado. "El champú y acondicionador deberán tener una fórmula balanceada que brinde sensación de bienestar y frescura para el cuero cabelludo y nutrición y brillo en los largos", dice Cangiano.


EL MEJOR LAVADO

Una vez elegidos los productos, es bueno seguir la técnica recomendada por los especialistas:

- Champú:
"Conviene colocarlo en la palma de la mano. Luego, expandir el producto por los dedos de ambas manos y así, distribuirlo en todo el cuero cabelludo, masajeando en forma circular. Puede repetirse la aplicación. La clave es enjuagar completamente, para que no queden residuos", detalla Cangiano.

- Acondicionador:
"Es un paso que no se debe pasar por alto. Equilibra las cargas estáticas que deja el champú, brinda suavidad y devuelve las cualidades de su estado anterior. Debe aplicarse únicamente en los largos y puntas, evitando que acceda al cuero cabelludo, dejarlo actuar de tres a cinco minutos y enjuagar", señala Acuña.

- Un recomendación:
al secarlo, nunca refregarlo con la toalla, para no dañar las fibras.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.