25/03/2020

TRAS EL ASALTO AL PODER DE LOS MILITARES VOLVER

El amistoso Polonia-Argentina, la excepción en el oscuro 24 de marzo de 1976

El seleccionado argentino de fútbol de-rrotó a Polonia por 2 a 1 como visitante, apenas horas después del Golpe de Estado cívico-militar de 1976 y la transmisión de aquella victoria resultó la única excepción hecha por el gobierno de facto tras asaltar el poder.

En la gélida noche de la ciudad polaca de Chorzow, los goles de René Houseman y Héctor Scotta se vieron en todo el país como única excepción a los comunicados de la Junta Militar, que previamente había establecido la prohibición de los espectáculos, las transmisiones y los programas de televisión para el resto de la jornada.

"Se ha exceptuado la propagación programada para el día de la fecha del partido de fútbol que sostendrán las selecciones de Argentina y Polonia", explicó el documento oficial de un encuentro que tuvo el relato del periodista Fernando Niembro.

En este contexto, a 13 mil kilómetros, estaba el seleccionado nacional listo para continuar con su gira, que tuvo inicio el 20 de marzo con victoria ante la Unión Soviética (1-0) en Kiev.

La formación inicial ante Polonia estuvo integrada por Hugo Gatti; Alberto Tarantini, Jorge Olguín, Daniel Killer y Jorge Carrascosa; Marcelo Trobbiani, Rubén Américo Gallego y Ricardo Bochini; Héctor Scotta, Leopoldo Luque y Mario Kempes.

El "miedo" se apoderó del plantel después del amistoso cuando el periodista José María Múñoz pidió permiso para comunicar la noticia de lo ocurrido en el país, que no impidió, sin embargo, que el seleccionado continuara con su gira.

El relator les aseguró que "todo se dio en paz y sin derramamiento de sangre en las calles", según relataron distintos integrantes de la delegación.

Argentina continuó su gira con derrotas ante Hungría (2-0) y Hertha Berlín de Alemania (2-1) y un empate en España ante Sevilla (0-0) en un proceso que terminó con el título mundial de 1978.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.