29/06/2020

TRIBUNA LIBRE VOLVER

Carta abierta a quien quiera razonar

Hace 100 días nos dijeron que nos iban a cuidar. Que había que preparar el sistema de salud para que no colapsara, que había que "aplanar la curva de contagios", porque de cualquier manera un gran porcentaje de la población se iba a contagiar. Que cuando ese sistema estuviera preparado iban a ir "liberando" los efectos de la cuarentena. Y entendimos. Y todos nos encerramos, nos cuidamos, los dejamos hacer su tarea y casi todos entendimos. Y obedecimos. Y sufrimos las consecuencias de toda índole entendiendo que la pandemia nos afectaba a todos por igual, con algunos más vulnerables, a quienes más había que cuidar.
Después nos dijeron con lógica que no era lo mismo la realidad del AMBA o grandes centros urbanos que Venado Tuerto u otras localidades pequeñas. Y así cada gobernador podía decidir conforme la realidad de su territorio. Y entendimos.
Después fuimos pidiendo "permisos", haciendo protocolos, cumpliendo decretos, resoluciones, recomendaciones. Ibamos entendiendo que -según nos decían- se había cumplido con aquella cuestión de "preparar el sistema de salud" y nos mostraban orgullosos todos los espacios preparados. Todos vacíos, pero preparados para "cuidarnos y atendernos".
Así, después de muchos días trabajando por miserias, de a poco según los rubros, algunos "on line", otros con delivery, sosteniendo como podíamos la dignidad de poder trabajar, cumplimos, obedecimos. Entendíamos (compartiendo o no algunos criterios) que era la manera de combatir esta peste desconocida.
Entendimos que lo primero es la salud, no es tan difícil de entender.
Después de batallar días y días, logramos abrir nuestros locales gastronómicos, como nos dijeron, respetando protocolos estrictos, entendiendo el miedo de la gente, cuidándonos todos y creyendo que los gobernantes nos cuidaban.
Locales que generan gastos, con seres humanos trabajando para sobrevivir, que también, como los políticos (algunos) viven de su trabajo. En su gran mayoría, del único trabajo que tienen. Dueños y empleados.
Entendimos, porque nos lo dijeron, que los contagios iban a llegar y que estaban preparados para no colapsar, y todos nos cuidábamos para eso. Bueno... casi todos.
De repente en Venado se desató el "caso cero", lo que ya todos sabemos, en el lugar que ya todos sabemos (eso da para otro análisis...). Y a partir de ahí comenzaron los contagios (que pudieron comenzar en cualquier lado, todos estamos expuestos...). Hoy, tenemos 15 positivos y muchas personas aisladas. Y a todos, de corazón, deseo la más pronta recuperación.
Y entonces, desde Santa Fe, la ministra de Salud anunció que, a raíz de la situación desatada desde un centro de salud privado, Venado Tuerto volvía a fase 3. Venado Tuerto, supuestamente preparado para no colapsar, con aproximadamente 80 mil habitantes y 15 contagios, volvía a fase 3.
Volvimos a fase 3 para evitar la circulación masiva de gente que puede generar contagios. Y acá se hundió del todo el barco de algunos, sólo de algunos. Todos en la misma tormenta, pero no todos en el mismo barco...
¿De verdad quieren hacernos creer que la circulación masiva se da por 20 clientes que atendemos en los bares con todos los protocolos y cuidados? ¿Con todos los controles que casi todos los días recibimos? ¿De verdad creen que así no se va a contagiar la gente? ¿De verdad nos quieren hacer creer que así nos cuidan? ¿De verdad creen que dejarnos trabajar a gastronómicos y gimnasios pone en riesgo a la ciudad de Venado Tuerto? ¿Analizaron cuáles son los lugares de circulación masiva en la ciudad o simplemente volvieron atrás con los últimos rubros que tanto nos costó lograr que habiliten?
¿La ministra sabe que cumplimos los protocolos y controles estrictos? ¿Sabe que casi nadie usa el transporte público hacinado como en las grandes ciudades? El Municipio le dijo que acá el sistema de salud estaba preparado para no colapsar... porque para eso era la cuarentena, ¿o no?
Lo voy a decir muy claro: no nos dejan trabajar mediante un DNU absolutamente carente de razonabilidad y fundamentos. Ellos, los gobernantes, todos, supongo que saben que los actos de gobierno deben ser motivados, fundados, razonables.
Nadie quiere contagiarse, señores, todos queremos cuidarnos, todos nos cuidamos, o casi todos...
Dejen de considerar estos rubros como simples lugares de ocio, y entiendan que son fuentes de trabajo para dueños y empleados.
Dejen de tratarnos como a críos imbéciles, dejen de meternos miedo, lo único que logran es que la sociedad toda no haga más que demonizar a los enfermos y a los médicos.
Y si nos quieren imponer un DNU que no vulnere nuestros derechos más elementales, tengan la dignidad de fundarlo con criterio razonable. No lo hicieron y atropellaron nuestros derechos de manera vergonzosa.
Cuidennos de verdad, hagan lo que tienen que hacer. Y háganse cargo. Son funcionarios públicos, son gobernantes, de todas las instancias, nacionales, provinciales y municipales. Es cierto, nos escuchan, nos reciben, nos "apoyan"... y? Señores, ¡eso no alcanza! Hagan lo que tienen que hacer institucionalmente, para eso son nuestros representantes! ¡La Provincia acusa al Municipio que no hace lo que tiene que hacer, el Municipio a la Provincia, y acá, en el medio, los que queremos trabajar no podemos!
Y nos estamos cansando, cansando de no poder mirar a la cara a nuestros empleados con terror a que cerremos, porque no damos más. Algunos tenemos la posibilidad de sostener a nuestras familias con otros trabajos, pero casi todos no. Cansados de ver llorar a colegas que cierran sus locales después de 20 años de esfuerzo...
Mientras todos los que nos gobiernan (Provincia y Municipio) se tiran culpas y dirimen sus pujas políticas, acá los rehenes padecemos. Como tantas veces...
Basta de querer hacernos creer que nos cuidan... Hay que ser muy "inocentes" para hacernos creer que cerrando bares y gimnasios en una ciudad como ésta impedimos la circulación del virus.
¿De verdad no saben que circula más gente por muchos otros lados que en los bares, restaurantes y gimnasios? ¿De verdad van a un supermercado, a la cola de un banco, a un comercio? ¿Me explican la diferencia entre otro rubro comercial y un local gastronómico con todos los protocolos?
Señores, necesitamos trabajar, queremos trabajar, cuidarnos, queremos razonabilidad y criterio.
Y si no es verdad que está todo tan controlado, si no tenemos el sistema y las camas que nos contaron que "lograron" con tanto esfuerzo de días de encierro preparar y con tanto trabajo de los señores funcionarios provinciales y locales, dígannos la verdad. Porque entonces no deberíamos ser sólo los gastronómicos y los gimnasios los que deberíamos cerrar, ¿o no?
El virus va a circular, lo dijeron desde el minuto cero; disminuir la circulación se hace con criterio. Criterio de cada provincia, criterio de cada municipio, cada realidad es diferente y lo entendimos...
Resulta que entendimos y no circulaba el virus hasta que... ni de un bar, ni de un gimnasio, ni de una peluquería salió el caso cero.
Si el fundamento de la prohibición es como dice el DNU, "a partir del caso cero dado en un centro de salud", más allá de las responsabilidades, eso será tema posterior, sepan que la circulación del virus no se detiene vulnerando derechos.
Señores... nosotros entendimos, sabemos que estamos en una pandemia y que todos debemos hacer el esfuerzo y cuidarnos, hace 100 días que estamos haciéndolo y nos hicimos cargo, es hora de que ustedes entiendan y se hagan cargo.
Queremos trabajar, después vendrán las explicaciones de la cadena de responsabilidades, controles hechos o no hechos, protocolos cumplidos o incumplidos, etc. Ustedes sabrán mejor que nosotros qué deben hacer con eso. Y si quieren, sáquense los ojos entre ustedes, no a nosotros.
Y nosotros, simples laburantes, también sabremos qué hacer para hacer valer nuestros derechos y hacer responsables a quienes, en definitiva, nos ocasionan los perjuicios.
Guarden silencio los que quieran, no estén de acuerdo los que quieran, los que quieran compartan. Esto no es de color político, esto se trata de dignidad y trabajo de muchas familias y fuentes de trabajo rotas.

Ana María Regidor
Propietaria del bar "El Berretín de Lee Debord"

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

SERIA UN MEDICO DEL HOSPITAL GUTIERREZ

Nuevo caso de Covid-19 en Venado Tuerto

FERNANDEZ TILDO DE CANALLESCO UN DOCUMENTO OPOSITOR

Cruces entre Gobierno y oposición por el crimen de Fabián Gutiérrez