09/09/2020

LLAMA A QUE LA GENTE SEA DISCIPLINADA VOLVER

La Organización Mundial de la Salud no cree en una vacuna que "resuelva todo" en 2021

La jefa de científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Soumya Swaminathan, dijo hoy que no espera que las vacunas contra el coronavirus estén disponibles para la población general antes de dos años y sostuvo que, hasta entonces, "la gente debe ser disciplinada", en alusión a medidas preventivas como el distanciamiento físico y el uso de tapabocas.
"Muchos piensan que a principios del próximo año llegará una panacea que lo resuelva todo, pero no va a ser así; hay un largo proceso de evaluación, licencias, fabricación y distribución", subrayó la experta india en una sesión de preguntas y respuestas con internautas a través de las redes sociales.
La pediatra y científica india señaló que desde la organización se maneja como escenario más optimista la primera llegada de vacunas a diversos países a mediados del próximo año, momento en el que se deberá dar prioridad a los grupos de mayor riesgo.
"Es la primera vez en la historia que necesitamos miles de millones de dosis", dijo y comparó la situación con otras campañas de vacunación anual, como la de la gripe, en la que, generalmente, se necesitan cientos de millones de dosis.
Swaminathan sostuvo que los grupos prioritarios serán los trabajadores de salud, luego los mayores, seguidos por personas con otras enfermedades, "para ir así cubriendo a más y más población, un proceso que llevará un par de años", según consignó la agencia de noticias EFE. Hasta entonces "la gente debe ser disciplinada", agregó.
La científica también detalló cómo funciona COVAX, el programa con el que la OMS y otras organizaciones internacionales ayudan financieramente a la investigación de vacunas contra la Covid-19 y destacó que cerca de un centenar de países podrían beneficiarse de este sistema.
El COVAX está en negociaciones con las principales firmas e instituciones que investigan vacunas contra el coronavirus en todo el mundo para adquirir grandes cantidades de dosis cuando éstas hayan probado su eficacia y seguridad.
"Algunos fabricantes han propuesto precios de coste, mientras otros sugieren que sean más bajos o altos dependiendo de si un país es más o menos rico", reveló la experta.
Sobre el precio aproximado de las dosis, indicó que podrían oscilar entre los 2 y los 30 dólares estadounidenses, aunque aseguró que el mercado "es muy dinámico y cambiará a medida que más vacunas sean disponibles" y recordó que la mayoría de los Estados vacunarán "a sus ciudadanos gratuitamente o sin apenas costo".
Respecto de los estudios, afirmó que se han logrado "tremendos progresos" y dijo que la celeridad con la que se investigan vacunas y fármacos no irá en detrimento de la seguridad de los pacientes.

AstraZeneca en pausa

La compañía AstraZeneca explicó hoy que la pausa al ensayo clínico de fase III de una de las vacunas candidatas contra el coronavirus "es una acción de rutina que debe suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable" en algún participante del estudio.
"Se ha activado un proceso de revisión estándar que ha llevado a la pausa voluntaria de la vacunación en todos los ensayos para permitir que un comité independiente revise los datos de seguridad de un único evento de una enfermedad inexplicable que ocurrió en el ensayo de fase III del Reino Unido", según un comunicado difundido por la compañía.
AstraZeneca aseguró que "esta es una acción de rutina que debe suceder siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos, mientras se investiga, asegurando que mantengamos la integridad de los ensayos".

Test similar al de un embarazo

Los test rápidos de coronavirus, al estilo de los que se utilizan para detectar las hormonas del embarazo, podrían ser aprobados en las próximas semanas, según confirmó hoy un destacado científico británico.
John Bell, científico de la Universidad de Oxford y asesor clave del gobierno británico, dijo a los medios de prensa que los dispositivos baratos estaban siendo evaluados por los científicos el Departamento de Salud Pública (Public Health England, en inglés).
Además, el científico aseguró que podrían venderse en Amazon o en las cadenas de farmacias británicas a tan solo 5 libras (unos 8 dólares) si se demuestra que tienen una precisión superior al 90 por ciento.
Bell explicó que los dispositivos, que "no son más grandes que una taza de té", se conectan a un enchufe de la pared y "procesan hisopos en una hora".
Los kits de prueba caseros ya forman parte del plan de pruebas del Gobierno, pero aún deben enviarse al laboratorio.





Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.