14/09/2020

EL MEDICO CONTO SU EXPERIENCIA EN EL HOSPITAL GUTIERREZ VOLVER

Después de 14 días internado por Covid-19, Pedrola recibió el alta médica

Por: Santiago Balagué
Cronista

El médico y asesor del Ministerio de Salud en el sur provincial, Miguel Pedrola, recibió el alta el domingo último, tras permanecer internado durante 14 días por Covid-19 en el Hospital Gutiérrez. Ya en su hogar, el infectólogo compartió su experiencia a través de las redes sociales y agradeció a todo el personal del efector público por la atención recibida. A su vez aprovechó para volver a solicitar a la población -como ya lo hizo en muchas oportunidades- que tome las medidas de prevención adecuadas para tratar de evitar los contagios y pedir a aquellos que hayan cursado la enfermedad que donen plasma, porque pueden ayudar en la recuperación, como sucedió con su caso, pues recibió este tratamiento.

Según relató Pedrola, en el séptimo u octavo día de la enfermedad "empecé a sentirme mal, con fiebre y falta de aire, que se iban agravando con el correr de las horas, así que durante una madrugada me fue a buscar la gente del 107 y me llevaron de urgencia al Hospital", detalló. Cabe acotar que en primer lugar comenzó con síntomas su esposa, también médica, aislándose todo el grupo familiar, hasta que unos días después comenzó él con los síntomas, haciéndose el hisopado correspondiente, que confirmó lo que sospechaba: era Covid-19 positivo.

"La primera semana los síntomas fueron leves y eso me permitió seguir trabajando desde mi casa, siendo uno de los grandes errores que uno comete, el de no cuidarse, sino que hay que dedicarse solamente a transitar la enfermedad", expresó. Y añadió: "Si bien la mayoría de las personas de mi edad, yo tengo 52 años, a los siete u ocho días están mejor, e incluso a los 10 días están en condiciones de recibir el alta, en mi caso, transcurrida una semana había empeorado y necesité internación. En principio estuve dos o tres días en el Hospital, mejoré un poco y me volví a mi casa, pero tuvieron que trasladarme nuevamente por casi dos semanas", admitió.

Asimismo destacó que siempre estuvo internado en sala común, sin necesidad de traslado a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), pero con todos los controles. "Estás totalmente aislado, no podés salir de tu habitación, las personas que ingresan lo hacen con los trajes de protección, nadie te puede venir a cuidar o acompañar. Son dos semanas alejado de la familia y son momentos muy difíciles porque no sabés qué te puede pasar", reflexionó.

Desde el punto de vista epidemiológico "yo ya estoy curado de Covid-19", pero desde el punto de vista médico "todavía me quedan unos días de recuperación en mi casa, para luego retornar al trabajo y a la vida normal".

Por otro lado, el médico resaltó que durante su estadía en el Hospital debió aislarse de la situación que se está viviendo en relación a esta pandemia, primero "porque estaba muy desganado y después porque me hacía mal en lo personal, anímicamente, por eso me mantuve al margen, aunque sé que hay una creciente cantidad de casos en nuestra región".

Consultado sobre la posibilidad de donar plasma indicó: "Como a mí me transfundieron plasma en estos momentos no puedo donar, por protocolo, quizás en poco tiempo esto cambie. Sí mis hijos que tuvieron Covid van a donar y aprovecho para pedirle a todos las personas que transitaron la enfermedad que lo hagan porque es muy importante para todos aquellos que lo padecen".

Agradecimiento

Miguel Pedrola también hizo referencia al posteo realizado en las redes sociales y reproducido el mismo domingo en la edición web de este diario (diarioelinforme.com.ar): "El objetivo fue agradecer a todo el personal del Hospital, desde el que hace la comida hasta los médicos, porque el nivel de profesionalismo que tienen hace que uno esté muy tranquilo respecto del sistema de salud que tenemos en Venado Tuerto y la región".

En las palabras compartidas el médico expresa: "Hoy, a dos semanas que ingresé de urgencia al Hospital Alejandro Gutiérrez de Venado Tuerto, quiero agradecer a todo el personal de salud que me auxilió, contuvo y me da nuevamente la oportunidad de estar en el camino.

El domingo a la madrugada aparecieron en menos de cinco minutos varios ángeles del 107 que me trasladaron al Hospital. Gracias al Dr. Ramiro Aguilar y a quienes vinieron y no sé sus nombres y sólo recuerdo sus ojos y sus palabras.

En la guardia del Hospital, a cargo de la Dra. Ivanna Bulla, ya te sentís que estás en un lugar donde saben qué hay que hacer. Enfermeros, camilleros, todos muy profesionales.

Me puse en manos del Dr. Juan Ferrer y todo su equipo de residentes, a los cuales conocí sólo sus ojos pero sentí su profesionalismo.

No hay cómo confiar ciento por ciento en un colega, siempre claro, honesto y abierto a mis inquietudes, ya que acepto que no fui un paciente fácil. Ese domingo me acuerdo de la Dra. María Emilia Vicentín que me abrazó y me dejó llorar. Sé que la Dra. Yanina Arua estuvo, pero recién lo supe mi segunda semana, veo que no estuve ciento por ciento alerta", describió con precisión el ex concejal.

"Te vas a quedar unos días"

"Mi primer día, y después de ver caras de 'la cosa no va muy bien', me ofrecieron colocarme plasma de convaleciente y sé que tanto los doctores Federico Baldomá y Armando Mario Perichón hicieron lo necesario para que llegara rápido y a tiempo.

No lo quiero hacer muy largo, pero hubo muchas personas que se ocuparon de mí y que no recuerdo más que sus formas, tras los trajes, gafas, barbijos y guantes. Gracias al personal de enfermería, personal de limpieza, técnicos de radiología, bioquímicas que trataron de no hacerme sentir dolor y se ponían tan nerviosas como yo cuando me tenían que sacar sangre. A la Dra. Mónica Mónica Bojanich, que supo contenerme en el momento justo y, por supuesto, al Dr. Daniel Alzari que dirige este Hospital y fue el primero que me dijo: 'Te vas a quedar unos días con nosotros'.

Para terminar, un amigo como el Dr. Pablo Perotto, quien sin interferir en nada, estuvo siempre, más como amigo que como médico, pero que me hizo sentir que estaba. Y desde ya a mi maestro, amigo, hermano, Dr. Sergio Lupo, quien en todo momento estuvo y contuvo, no solo a mí sino a la familia".

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.