14/09/2020

EFECTOS DIRECTOS DE LA PANDEMIA EN LOS MEDIDORES DE LUZ VOLVER

Sube el consumo eléctrico en residenciales e industriales y se derrumba en el comercio

Por: Juan Franco
Análisis

Aun bajo los efectos de una persistente recesión económica y con una larga década sin crecimiento, Argentina surcaba el final del último verano en una relativa "normalidad", que se trastocó con la pandemia y el aislamiento defensivo decretado por el presidente Alberto Fernández para enfrentar la emergencia sanitaria. Así transcurrimos nuestras vidas desde hace casi medio año. Y en dicho lapso, los comportamientos sociales, así como las actividades productivas, comerciales y de servicios, atravesaron fuertes cambios, no sólo en el inicio de la cuarentena, sino también en los meses sucesivos, con las paulatinas liberaciones en los ámbitos de la economía y la recreación, y también con algunos retrocesos de fase por disparadas de contagios de coronavirus.

En principio, resultaba lógico sostener algunas hipótesis en el marco de las restricciones por la pandemia: 1) Que los venadenses -en general- permanecieron más tiempo en sus hogares; 2) Que en los comercios y servicios se resintió la actividad por las parálisis obligadas, los horarios restringidos, los cierres definitivos y la sensible baja de las ventas, aunque no en todos los rubros; y 3) Que en la industria, luego de un paréntesis en áreas no esenciales, las fábricas volvieron a operar en plenitud e incluso en algunos casos con incorporación de mano de obra para cumplir con los compromisos.

En busca de verificar esas presunciones, El Informe consultó los datos de consumo de energía a la Cooperativa de Electricidad de Venado Tuerto, cuyas autoridades brindaron la información correspondiente al período enero/agosto (de 2019 y de 2020), aunque la atención se centró en el lapso comprendido entre el 1 de abril y el 30 de agosto en busca de comparar la evolución del consumo entre el 2019 de la "normalidad" y el 2020 de la pandemia. Las categorías estudiadas son: Residenciales; Comercios y pequeñas industrias cuyos consumos bimestrales de energía no superen los 10.000 Kw-h; Pequeñas y medianas empresas cuya demanda máxima de potencia no supere los 300 kW; y Muy grandes potencias, con una demanda de potencia superior a los 300 kW. Cabe aclarar que los datos suministrados corresponden a la energía volcada a la red y no debe confundirse con la recaudación de la concesionaria.

Consumos residenciales

Siempre localizando el análisis a partir de abril -primer mes completo de aislamiento-, el gerente de la Cooperativa Eléctrica, Alberto Corradini, observó que "en los usuarios residenciales, que representan aproximadamente un 38 por ciento de la demanda total de energía, a excepción de junio, donde se registró una baja del 1,41 por ciento en la comparación 2019/2020, en el resto de los meses se verificó un aumento de la demanda, trepando en julio al 19,68 por ciento. Así, el consumo de energía eléctrica acumulado en el período de pandemia se incrementó en 2.016.534 kW-h, subiendo de 28.250.729 kW-h, registrados el año pasado, a 30.267.261 kW-h correspondientes a 2020, estableciendo así un aumento del 7,14 por ciento". Además, el especialista estimó con un razonamiento lógico que "el aumento del consumo en la pandemia obedece a las condiciones de confinamiento de la mayoría de la población, en algunas etapas en forma obligada y en otras por decisión propia de la ciudadanía, con fines preventivos, y con esa permanencia por más tiempo en el hogar respecto de una situación normal, era esperable un incremento en el uso de todo tipo de dispositivos eléctricos".

Comercio y pequeña industria

A diferencia de los consumos residenciales, en el comercio y la pequeña industria, a excepción de abril (registró un incremento del 4,34 por ciento), en los meses siguientes mermó el consumo interanual, llegando en julio y agosto a caídas del 22,15 por ciento y el 28,58 por ciento, respectivamente. Mes por mes, el menor consumo eléctrico en la pandemia se produjo en agosto (1.959.880 Kw-h). Y tal vez uno de los datos más llamativos es que abril de 2020 (2.090.234 Kw-h) muestra un leve repunte respecto del mismo mes del año pasado (2.003.249 Kw-h), el cual, a su vez, fue el de más bajo consumo del tramo medido en 2019. Cabe acotar respecto de la medición de abril, que si bien transcurrió bajo una estricta cuarentena, el rubro alimenticio de alimentos y bebidas, uno de los de mayor demanda de servicio eléctrico en la categoría, continuó en actividad por tratarse de una "actividad esencial".

"El consumo en el período de pandemia se achicó en 1.543.089 Kw-h, bajando de 12.375.423 Kw-h, en 2019, a 10.832.334 Kw-h, en 2020, es decir, una disminución del 12,47 por ciento", precisó Corradini y añadió que "esta situación, sin dudas, está alineada con la grave situación que atraviesa la mayoría de los comercios, que estuvieron inactivos ante las medidas restrictivas por el aislamiento, y si bien últimamente hubo aperturas, las ventas continúan en un nivel muy bajo comparado con el período anterior a la pandemia". Estas cifras irrefutables demuestran no sólo los cierres definitivos de comercios, sino también el achicamiento y las severas restricciones que aplica la mayoría para seguir con vida. De hecho, tan crítica es la situación que en Venado la mayoría de los comerciantes no acató el decreto provincial que prohibió por 14 días, desde el sábado 5 del corriente, la actividad de rubros no esenciales.

Pequeña y mediana empresa

La pronunciada baja de la producción de las medianas empresas en el marco de las primeras medidas implementadas por la pandemia, que obligó en muchos casos al cierre total de gran número de pymes, se reflejó en el menor consumo de energía en abril y mayo, con una disminución interanual del 11,01 por ciento y 9,40 por ciento, respectivamente. Sin embargo, "en junio se alcanzó un punto de inflexión, con un cambio significativo en el nivel de demanda, que en un mes, de una caída del 9,40 por ciento, pasó a un incremento del 14,34 por ciento. Esta tendencia se sostuvo durante tres meses consecutivos, ya que en julio y agosto se verificó un aumento del 10,87 por ciento y 7,94 por ciento, respectivamente", graficó el gerente de la CEVT.

Luego señaló que el "el consumo acumulado en el período de pandemia en esta categoría se incrementó en 356.913 kW, al pasar de 14.131.647 kW, registrados en 2019, a 14.488.560 kW, en 2020, representando un aumento del 2,54 por ciento". Y añadió a modo de conclusión: "Según se desprende de estas cifras, debido al cese o la disminución de actividades, hubo una postergación (en muchos casos cancelación) de las fechas de entrega acordadas, que posteriormente a la apertura de ciertas actividades originó un aumento abrupto en el consumo de energía ante la necesidad de multiplicar la producción para cumplir con los compromisos", observó Corradini.

Muy grandes potencias

Si bien el escenario es similar a las pymes, con una disminución del consumo eléctrico en abril y mayo, en las denominadas "grandes potencias" el descenso es aún más pronunciado, ya que el consumo en dichos meses cayó 17,95 por ciento y 29,12 por ciento, respectivamente. "Sin embargo -afirmó el directivo-, en junio, nuevamente en sintonía con la realidad de las medianas empresas, se llega a un punto de inflexión, con un cambio de signo muy marcado en el consumo de energía, que en sólo un mes rebota de una disminución del 29,12 por ciento a un aumento del 36,97 por ciento. Esta tendencia se mantuvo a lo largo de tres meses consecutivos, ya que en julio y agosto hubo un aumento del 32,14 por ciento y el 14,89 por ciento, respectivamente".

No obstante, el consumo de energía eléctrica acumulado en el período de pandemia se redujo en 201.760 kW, al pasar de 14.550.480 kW, medidos en 2019, a 14.348.810 kW correspondientes al año en curso, resultando una baja de 1,39 por ciento. Para esta categoría de consumidores, la conclusión es la misma que para las medianas empresas, con una marcada declinación productiva en el bimestre abril/mayo, y una vigorosa recuperación en el trimestre junio/agosto, "apenas se encendieron a pleno los motores de la gran industria para satisfacer la demanda", destacó el ingeniero Alberto Corradini, en un total acuerdo con las evaluaciones de los directivos de la Cámara Regional de la Industria y Comercio Exterior (Cricex) y del Parque Industrial "La Victoria".

Comercio, mes a mes, menos consumo

Del análisis de las cuatro categorías de consumidores, prescindiendo de cotejos interanuales, se desprende que la única que decreció en el período enero/agosto es la de "comercio y servicios", en cuyas puntas se observan los niveles más contrapuestos, ya que en enero de 2020 -antes de la pandemia- los Kw-h demandados por el sector fueron 3.079.854, en tanto que en agosto último se derrumbó a 1.959.880, es decir, un desmoronamiento superior al 36 por ciento. También sobresale un desplome sostenido durante junio, julio y agosto (este último con una dramática disminución interanual del 28,58 por ciento), que muestra a las claras, monitoreado a través de una variable influyente como el consumo de electricidad, la gravísima situación del sector.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.