12/10/2020

CARRERA CONTRARRELOJ PARA GENERAR CONFIANZA VOLVER

Ferrer: El Gobierno impulsó políticas para fortalecer el peso

Por: Juan Franco
Análisis

El economista Agustín Ferrer, luego de ejercer como jefe de Gabinete en el último tramo de la gestión de José Freyre, hoy es referente en el departamento General López del Ministerio de Gestión Pública provincial. Pero la que no cambia es su vocación por el análisis de los temas económicos y en este caso se impone el de las tensiones cambiarias entre el dólar oficial y las demás versiones. En primer lugar aclaró que con especial énfasis que "desde el punto de vista técnico, hoy el dólar oficial es más alto que durante el gobierno macrista" y aseguró que "no existe ningún atraso cambiario en cuanto a la competitividad del comercio exterior de nuestro país. Si tomamos el año 2018 y le ponemos una base 100, hoy estaríamos en 120, un tipo de cambio mucho más favorable para los que quieren exportar y que son los que más presionan. Entonces, ese reclamo de devaluación no tienen ningún sustento lógico".

Tras aclarar el aspecto técnico, Ferrer abordó la variable vinculada con lo especulativo y las expectativas, y opinó que "el Gobierno está utilizando herramientas para achicar la brecha entre el mercado legal e ilegal, por un lado se busca contener la sangría de reservas del Banco Central a través de restricciones que se vienen aplicando a la compra de dólares en el mercado oficial, así que es menor la cantidad de divisas circulando en el mercado ilegal, aunque eso no sirve como instrumento para contener el dólar ilegal, sino que, por el contrario, ante la escasez se disparan esos valores". Y enseguida se refirió a los otros instrumentos aplicados para "fortalecer el peso", como los plazos fijos atados al valor del dólar y la obligación a los bancos de poner un piso en los plazos fijos en pesos por encima de la inflación esperada. "En ambos casos se busca que el que apuesta al ahorro en pesos compruebe con el tiempo que su rentabilidad fue mayor que si apostaba al dólar ilegal. Claro que esta herramienta para desalentar la compra de dólares en el mercado ilegal no funciona en el corto plazo, ya que la confianza que se necesita generar se logra con el tiempo, cuando se vea que esta propuesta resultó exitosa. Todo esto demanda un cierto plazo y en un país donde históricamente, por los vaivenes de la economía, el ahorrista se escudó en el dólar para mantener su poder adquisitivo, no es tarea sencilla", reconoció.

Más adelante, el dirigente calificó como "ilógico que las expectativas de un mercado insignificante como el 'blue', comparado con el oficial, sea el que se imponga en la agenda de los medios, de la mayoría de los habitantes y de los sectores económicos que alinean sus expectativas de rentabilidad con ese valor ilegal, a pesar de que importaciones, exportaciones, sueldos, tarifas y otros costos, están regidos por el dólar oficial", interrogó con firmeza.

"Qué es lo que va a pasar dependerá de quién se imponga en esta pulseada, porque si gana lo especulativo sobre la producción y la economía real, nos vamos a encontrar con un problema muy serio", advirtió, recordado a continuación la experiencia del macrismo, cuando sus referentes económicos, para justificar la desactivación del cepo, machacaban que los precios ya había tomado como referencia el precio del blue, "y todos sabemos que cuando se liberaron las restricciones cambiarias y el dólar saltó de 9 a 14 pesos, esa devaluación causó un fuerte impacto inflacionario. Ahora quieren instalar lo mismo, que el precio real es el blue, pero una devaluación como la que fogonean acabaría en una disparada de precios, menor trabajo y mayor pobreza".

Consultado sobre la influencia de las antinomias políticas exacerbadas en este pico de tensión, Agustín Ferrer planteó que "la grieta es una herramienta de polarización que sigue utilizando un sector político para intentar que la gente crea que se está con el kirchnerismo o en contra, sin grises y sin proponer nada constructivo, sino buscando aglutinar a través de un sentimiento de rechazo a todo aquel que no esté de acuerdo con el Gobierno. De esta clase de posturas radicalizadas es difícil que pueda surgir algo constructivo para el país, así que estoy convencido de que esa grieta influye en gran medida en la crisis de confianza". Y respecto de la formación de un acuerdo político de emergencia para calmar las expectativas, el dirigente cooperativista consideró que "sería trascendental constituir un Consejo Económico y Social que asegure un lapso de estabilidad para generar condiciones de confianza, y eso sólo sería viable si se establecen acuerdos básicos para generar un crecimiento sostenido de la economía, con la participación del Estado, el sector privado, las fuerzas políticas y las organizaciones sociales". Y si bien estimó que podrían imponerse los intereses cruzados cuando se discuta la redistribución del ingreso, enfatizó que "sí es posible ese pacto para sentar las bases de un crecimiento que debe interesar, sin excepción, a todos los argentinos".

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.