12/10/2020

AUGURIOS DE DEVALUACION SI NO HAY CAMBIOS URGENTES VOLVER

Toledo: "La gente quiere ahorrar en dólares porque el peso no existe"

Por: Juan Franco
Análisis

En medio de la pandemia de coronavirus, una crisis cambiaria de proporciones jaquea al Gobierno, que tomó algunas medidas in extremis para soportar la escasez de dólares, pero sin poder recuperar aún la confianza de los ahorristas, que convalidan precios récord del billete verde, tanto el blue como los financieros, generando entre éstos y el oficial una brecha que supera el ciento por ciento.

Sobre este intríngulis, el contador público y analista económico José Toledo consideró que "hoy la gente está confundida, se pregunta si el dólar está caro, si seguirá subiendo, si después bajará, cuánto nos va a afectar. Todas preguntas de difícil respuesta, porque nadie puede saber si el dólar blue y los financieros seguirán en esta carrera, muy por encima de un ascenso lógico y en sintonía con la inflación. Para dar un ejemplo -prosiguió-, un dólar paralelo a 163 o 165 pesos, ya es equivalente a los 4,80 pesos de la salida de la convertibilidad en 2001".

Más adelante, sostuvo que "en esta disparada del dólar paralelo hay un componente político muy fuerte porque la coalición gobernante disparó, como consecuencia de sus internas entre moderados y radicalizados, una crisis de confianza que se suma a los problemas conocidos, los que ya teníamos y los que causa la pandemia".

" La consecuencia más importante es que este fenómeno se va a trasladar a precios, como lo verifica la historia de la economía en nuestro país desde hace largas décadas. Jamás el 'paralelo' convergió hacia el oficial, sino que es éste el que se desplaza hacia aquél en un momento determinado. Es decir que más tarde o más temprano se producirá una devaluación, sea por una decisión planificada del Gobierno o porque se quedó sin opciones", observó Toledo. Y amplió: "Para soportar este ritmo de sangría de dólares se estima que el país tiene reservas, sin contar yuanes chinos, hasta fines de noviembre. Alguno dirá que se puede aguantar un poco más dolarizando yuanes o vendiendo oro, pero ese dato sería una pésima señal que precipitaría la salida devaluatoria".

Según el analista, en este escenario el Gobierno tendrá que acelerar la dosificación devaluatoria, aunque eso vaya de la mano de un aumento de la inflación. Y en ese caso "no creo que pueda lograrse ese piso del 40 por ciento para 2020, sino que vamos a superar el 45 por ciento y con un arrastre preocupante para un 2021 muy expuesto a los efectos de una eventual devaluación brusca del tipo de cambio". Además, Toledo reiteró que "esto no se limita a lo económico, sino que influye la política, y el próximo año habrá comicios de medio término, a los que el oficialismo tratará de no salpicar con una devaluación reciente. Por eso algunos expertos sospechan que la devaluación podría adoptarse este mismo año, y entonces me pregunto si hay margen en las vecindades de fin de año, que siempre son épocas delicadas, y más aún con la fuerte suba de la pobreza". Y expresó: "Tal vez la alternativa, sobre todo si hay riesgo inminente de devaluación forzada por el mercado, sea un desdoblamiento cambiario, fijando un dólar para exportar e importar y otro más alto para las demás actividades. Con este instrumento, por ejemplo, se establece un dólar más bajo para bienes de capital o medicamentos, y el resto se rige por oferta y demanda, o por bandas cambiarias, como ocurre en casi todo el mundo".

" Todos sabemos que así no se puede seguir y la razón profunda es simple: el peso no existe y la ciudadanía no tolerará mucho tiempo más que el Gobierno obligue a ahorrar en pesos. Los argentinos en general, por nuestra historia y por el grave deterioro de nuestra moneda, no confiamos en el peso como resguardo de valor y vamos a buscar todas las variables posibles para poder ahorrar en dólares. La devaluación en este contexto es irreversible, sólo falta saber cómo y cuándo, y esa respuesta surgirá de la evolución de la economía y de las evaluaciones políticas de nuestros gobernantes", precisó.

Por último, José Toledo enfatizó que "si esto lo trasladamos a nuestra región, que se mueve al compás del sector agropecuario, sin dudas que una devaluación beneficiará ampliamente a todos los rubros que se manejan en dólares, como el agropecuario y el exportador en general. Además, desde hace un par de meses está a la vista el auge de la construcción en la ciudad. Hablando con empresarios del sector me cuentan que se están quedando sin stock y las demoras en los pedidos son cada vez mayores en función de la alta demanda, más allá de las dificultades logísticas propias de la pandemia. Este fenómeno obedece a que el país, en dólares, está muy barato, como en el caso de la construcción, cuyo metro cuadrado descendió de 800 o mil dólares a 300 o 350 dólares, es decir un tercio menos, y eso es lo que se refleja en la ciudad con bolsones de arena y cemento y ladrillos por todos lados".

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

AL BORDE DE LA SATURACION EN INTERNACION COVID

Cuatro muertos y fuerte suba de contagios en Venado

INSEGURIDAD RURAL Y EXPECTATIVA POR REFORMA POLICIAL

En Santa Fe, hay un policía cada 20.000 hectáreas de campo