19/10/2020

CORRALONES SUFREN ESCASEZ DE INSUMOS Y PRECIOS EN ALZA VOLVER

Materiales para la construcción: se sostiene la alta demanda y preocupa el desabastecimiento

Por: Juan Franco
Análisis

En Venado Tuerto es notable cómo un sector de la población, porque cuenta con dólares (que 'valen más' que tiempo atrás) o tiene pesos y quiere evitar su desvalorización, apostó al resguardo en la construcción, tanto sea para realizar mejoras en la vivienda familiar, como emprender desarrollos inmobiliarios con fines de venta o alquiler. Sin embargo, el discurso coincidente desde los principales corralones locales es que las ventas empezaron a complicarse ante la escasez de la mayoría de los materiales de construcción. Si bien el congelamiento de precios a través del acopio -para no perder ante la inflación- es muy usado, la imposibilidad de establecer una fecha de entrega conspira contra la normal continuidad de las ventas. Los argumentos se superponen: fábricas desactivadas durante largos meses por la pandemia; contagios y aislamientos tras la vuelta al trabajo; dificultades en el tránsito de mercadería entre provincias; restricciones en la crisis cambiaria para la importación de algunos insumos; conflictos sindicales en la siderurgia; especulaciones de los oligopolios del cemento y el acero respecto de una eventual devaluación. Todo contribuye a una situación insólita, donde a pesar de la mínima expresión de la obra pública, la demanda del pequeño y mediano inversor -urbano y rural- se multiplicó, pero ante el desabastecimiento el círculo virtuoso se detiene poco a poco y crece el riesgo de que el fenómeno afecte también a los obreros de la construcción. En busca de testimonios directos de los protagonistas, El Informe dialogó con Marcelo Orso (Construshop), Sergio Costanzo (AyC Materiales) y José María y Marisa Mozzetto (Mozzetto Mármoles & Granitos).

Construshop

Consultado por la realidad global del sector, el principal directivo de Construshop, Marcelo Orso, reseñó que "atravesamos un período de intensa demanda de materiales de construcción para la obra particular, como así también de parte de inversionistas, mientras que las grandes constructoras, por distintos motivos, siguen sin actividad en la obra pública".

"El que dispone de dólares construye más del doble que en marzo (estimando un costo de metro cuadrado de 500 dólares contra 1.000 de meses atrás) y la mayoría de los que ahorraban mes a mes en moneda estadounidense, ahora que no pueden hacerlo apuestan a la construcción para preservar el valor de sus pesos. Además, muchas familias que por la pandemia no saldrán de vacaciones este año, destinan esos recursos a mejorar la vivienda o instalar una piscina", analizó.

"Incluso son muchos los que prefieren invertir en la construcción antes que depositar a plazo fijo en pesos porque se sienten más protegidos contra la inflación, y todo refuerza la demanda; pero por el otro lado sufrimos un gran problema con la demora en la entrega de materiales gruesos", lamentó Orso, admitiendo que reciben listas de precios con ajustes "cada vez más frecuentes" en un marco de sostenido aumento de la demanda y oferta restringida.

"En el caso de los ladrillos cerámicos, hay fábricas de Buenos Aires que estuvieron varios meses inactivas o trabajaron largas semanas a 'media máquina' por contagios y aislamientos, y mientras tanto la producción se atrasaba respecto de la demanda. Recién hoy están operando más cerca de la normalidad, pero no pueden hacer stock y es tanto lo que se vendió y no se pudo entregar que se hace difícil seguir trabajando en esas condiciones", explicó.

"Otro problema lo tenemos con las viguetas, porque falta hierro, y también escasea la chapa, según nos dicen, como consecuencia de conflictos sindicales en la siderúrgica", especificó el empresario, aunque en el sector no descartan especulaciones por un tipo de cambio oficial que algunos consideran rezagado cuando lo comparan con el dólar paralelo. "Esta misma situación la sufrimos con el cemento, y en este caso los proveedores justifican que ante la alta demanda tienen que importar clinker, insumo clave en la elaboración del cemento portland, y están llegando menos barcos de los necesarios para regularizar la situación", precisó Orso, agregando que "uno de nuestros abastecedores de cemento nos está entregando un 10 por ciento de mercadería respecto de las épocas normales".

"Hoy tenemos mucha demanda, pero escasean los principales insumos, como hierro, chapa y cemento, entre otros, y es cada día más difícil poder cumplir con los pedidos, así que muchas ventas se frustran porque no podemos garantizar una fecha de entrega. Es una situación incómoda para nosotros, que somos intermediarios entre el proveedor y el cliente", sintetizó.

AyC Materiales

Por su parte, Sergio Costanzo, uno de los referentes de AyC Materiales, evaluó que "mucha gente de la ciudad y la zona se volcó en estos meses a comprar materiales para la construcción. Es posible que muchos de los que pensaban vacacionar, y la pandemia se lo impide, ahora destinen esos recursos a refacciones y ampliaciones de su hogar, interpretando que es la mejor manera de preservar el valor de su dinero. Y el inversionista que construye departamentos, por ejemplo, también entendió que es el momento de congelar precios sabiendo que los materiales en algunos casos están aumentando semanalmente".

"Hoy la demanda de los clientes sigue muy alta, pero estamos lejos de un abastecimiento normal de materiales. Ahora, por ejemplo, nos acaban de avisar que una fábrica de ladrillos no hará más entregas hasta fin de diciembre porque ya tiene toda la producción vendida por tres meses. También hay serios problemas con el cemento, en algunos casos por dificultades para el tránsito en las rutas, y en otros porque las fábricas siguen con inconvenientes productivos por la pandemia", señaló. "Ellos nos cuentan que la actividad se normalizó bastante, pero siguen padeciendo el atraso acumulado meses atrás, cuando operaban al mínimo por restricciones horarias o contagio de obreros. Y no se pueden poner al día porque la demanda de materiales nunca se detuvo. Por ejemplo, una fábrica de ladrillos de Córdoba está dando turnos a un mes, cuando antes nos cargaba el camión en el día", graficó Costanzo.

"También hay complicaciones en la provisión de hierros y chapas. Y empiezan a surgir problemas con la disponibilidad de dólares para adquirir insumos importados, desde los menos usados, como las bolitas de tergopol, hasta los más influyentes, como el clinker para la fabricación del cemento", detalló.

"Algunos clientes se enojan porque vienen al negocio con la intención de comprar los materiales y resulta que en algunos casos no le podemos vender, pero no es por un capricho nuestro, sino que hay desabastecimiento, como está a la vista en nuestros galpones, y no es por un único motivo, ya que son varios los factores que están influyendo en este fenómeno", consideró el empresario.

Consultado por la evolución de los precios promedio de los materiales de construcción, Sergio Costanzo puntualizó que se están incrementando en un seis o siete por ciento mensual a partir de agosto, y ofreció como referencia el cemento, que aumentó desde principio de año por encima del 30 por ciento.

Mozzetto Mármoles y Granitos

Además de los corralones de materiales, adonde los clientes acuden en primer lugar para comenzar el proyecto desde sus cimientos, en el proceso de construcción se asocian otros rubros fundamentales para la terminación de obra, como es el caso de la tradicional Mozzetto Mármoles y Granitos, fundada en 1965 por el recordado Nene Mozzetto y su esposa Maricha, y hoy bajo la gestión de la segunda generación, los hermanos Marisa y José María Mozzetto.

Aunque no la pasaron bien en el comienzo de la cuarentena, cuando se vieron obligados a cerrar durante un mes y medio, ahora están trabajando en el máximo de su potencial, incluso recurriendo a horas extra para poder cumplir en tiempo y forma con los clientes. "Estamos muy bien, con mucha actividad en Venado y toda la región, de la mano del auge de la construcción. Desde ya que en 55 años de trayectoria hubo muy buenas épocas y ahora transitamos una de ellas", sostuvo José María, como lo demuestra día tras día el intenso movimiento en el local de Pellegrini al 1500.

"Hacía largos meses que veníamos invirtiendo en nuestras instalaciones para optimizar la producción y la atención al público, y por suerte pudimos habilitar esas mejoras en coincidencia con este nivel de demanda inusual", destacó José María. Y enseguida completó Marisa: "Además de incorporar tecnología de última generación en el taller, hace un mes reinauguramos el local comercial, con show room, oficina técnica y todas las comodidades para los clientes".

A diferencia de la situación de los corralones, contó que "hasta ahora" vienen recibiendo con normalidad las placas de mármol y granito ("sólo hubo algunas demoras de una semana o 10 días en el envío de los aserraderos", aclaró), al igual que los materiales que en los últimos tiempos son los más elegidos en reemplazo de las piedras naturales, como Neolith y Purastone. Y en cuanto a los accesorios, como grifería, muebles de baño y piletas de cocina, enfatizó Marisa Mozzetto que "en todos los casos tenemos un muy buen stock y además estamos recibiendo los pedidos en plazos razonables".

Desde la perspectiva de la producción, 'Jota' Mozzetto observó que "nos está dando un respiro el hecho de que las obras en construcción avancen con más pausa por demoras en los envíos de materiales gruesos a los corralones", agregando que "en esta etapa, como ya es habitual, nuestros clientes hacen su acopio en la marmolería, encargando con antelación sus mesadas, por ejemplo, aunque todavía falten varios meses para la instalación en obra".

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.