12/11/2020

EL ESPECIALISTA TAMBIEN ALUDIO A UNA "SUBOCUPACION" EN CENTROS DE AISLAMIENTO VOLVER

Pedrola considera que los contagios reales de Covid en Venado ya habrían superado los 25 mil

Por: Juan Franco
Análisis

A casi ocho meses del comienzo de la cuarentena, el asesor en la pandemia de los gobiernos de Venado Tuerto y la provincia de Santa Fe, Miguel Pedrola, trazó un balance de la 'situación Covid', estimó en 25 mil los contagios reales en nuestra ciudad y planteó sus puntos de vista sobre la inminente vacuna y el presunto rebrote. Sin vacilaciones, el infectólogo comenzó señalando que "ya hace bastante tiempo que no estamos en cuarentena, sino que las restricciones se limitan a las aglomeraciones en cines, teatros o estadios de fútbol, pero la inmensa mayoría de las actividades se liberó". Y con la misma claridad planteó que "esto es consecuencia de un quiebre en el liderazgo de la gestión de la pandemia, el cual se sostuvo en un primer momento, pero luego se deterioró. Sólo cuando hay liderazgos indiscutibles la población acepta al pie de la letra las instrucciones sanitarias. Por eso no me sorprendió que apenas se filtraron discursos contrapuestos se perdió la homogeneidad, y una vez resentida la autoridad, muchos empezaron a hacer lo que querían".

Sobre su aproximación al gobierno municipal, el especialista en sida y director científico de AHF Argentina recordó que en ese momento impulsó una intensificación de los testeos y destacó que "resultó una medida oportuna porque nos anticipamos al colapso de los laboratorios provinciales que en cierto momento se vieron superados por las circunstancias. Por eso elaboramos convenios público-privados con laboratorios locales para aumentar la cantidad de hisopados y creo que fuimos los primeros en hacerlo en la provincia de Santa Fe. Y eso nos ayudó a tener una alta tasa de testeo. Y ahora se sumó el programa Búsqueda Activa, entre el Municipio y la Provincia, y con el aporte de AHF Argentina, Universidad del Gran Rosario y el Círculo Vecinalista".

- ¿Cuál es su balance de esta cuarentena tan rígida en un comienzo y más laxa después?

- En principio creo que Argentina está en una buena situación sanitaria. Seguramente la mayoría recuerda que en marzo se hablaba de aplanar la curva de contagios para evitar un pico que colapsara el sistema de salud. Y salvo en algunas situaciones excepcionales, todos los argentinos pudieron acceder al servicio sanitario. Es cierto que en varios momentos estuvimos al borde de la saturación, pero se superó el pico sin grandes inconvenientes. En cuanto a la cantidad de fallecimientos, estamos en los porcentajes generales, así que no es un problema del país, sino el efecto lamentable de la propia enfermedad.

- ¿Qué se aprendió de este proceso para enfrentar en mejor condición un presunto rebrote?

- Aún no sabemos qué clase de 'segunda ola' habrá en nuestro país, aunque hay que ser cuidadosos en las comparaciones. Se habla mucho de Italia, por ejemplo, pero ellos sufrieron un pico muy alto de contagios en marzo que alcanzó un 10 por ciento de letalidad porque colapsó el sistema de salud. Y ahora lo que les ocurre es que tienen una amplia población susceptible, porque todo sucedió muy rápido y no se infectó tanta gente. En cambio, estimo que en Argentina el rebrote no será tan grave porque tendremos un menor número de población susceptible. Por otro lado, hay que seguir observando la cantidad de camas para determinar las restricciones y los aflojamientos. Y el otro factor es profundizar la búsqueda activa de los positivos para aislarlos.

- ¿Es posible que esa búsqueda activa de positivos no se esté reflejando en la cantidad de personas aisladas?

- Sí, es así. Creo que hay una subocupación de los centros de aislamiento. Tenemos que incentivar su uso porque eso nos aseguraría un procedimiento más confiable. Sucede que el aislamiento domiciliario es incontrolable para el Estado y muy difícil de aplicar porque, siendo estrictos, en muy pocas casas están dadas las condiciones, ya que se necesita una habitación bien acondicionada, idealmente con un baño propio, evitar cualquier contacto con otra persona, manejar los residuos del infectado como patológicos, sostener los máximos cuidados para acercar la comida, en fin, una implementación difícil de cumplir. Además, suele suceder que apenas el paciente se siente mejor, al estar en su casa se toma mayores libertades y transgrede la cuarentena. Entiendo que a muchos puede desagradarle la idea, pero antes que una fase 1, que implica 80 mil personas dentro de sus casas, sería razonable que hubiera más pacientes positivos de Covid-19 alojados en centros de aislamiento para evitar cualquier riesgo de contagio.

- ¿En Venado se puede decir que la letalidad mantiene la media nacional respecto de los contagios?

- Ahora tenemos poco más de 120 fallecidos sobre cerca de 5 mil diagnósticos de Covid, es decir una letalidad del 2,5 por ciento, así que está en línea con la tasa media del país.

- De todos modos, se supone que la cantidad de contagios efectivos supera largamente la estadística registrada...

- Sí. El número de contagios reales es siempre bastante mayor que el oficial y puede estimarse a partir de la cantidad de fallecimientos locales y la mortalidad global por Covid, que algunos países establecen en el 0,2 por ciento (dos por mil) y otros, como Estados Unidos, en el 0,5 por ciento. Con esa referencia, y en función de los decesos conocidos en la ciudad, la cantidad de contagios, incluyendo asintomáticos, estaría por encima de los 25 mil, es decir, cerca de la tercera parte de la población. Luego se aplica un factor de corrección, por ejemplo, si se diagnosticaron 5 mil positivos y la estimación es de 25 mil, significa que por cada paciente confirmado hay cinco que no fueron diagnosticados.

- El último miércoles, después de 40 días, el informe epidemiológico local mostró que la ocupación de camas de terapia intensiva había bajado de 20, ¿significa que ya pasó lo peor?

- Creo que con la multiplicación de los testeos tendremos un alivio en la cantidad de contagios, sin descartar que en noviembre y diciembre los bajemos a la mitad. Con los operativos de búsqueda casa por casa en los barrios se están encontrando personas con Covid que no estaban aisladas, sino que salían e infectaban, y con este trabajo de base se están controlando esos focos de transmisión.

- Apenas vaya bajando la internación Covid, ¿hay que esperar una suba de ingresos por otras patologías postergadas?

- Eso ocurrirá en breve, porque muchas patologías crónicas no estaban siendo atendidas y ahora vamos a empezar a descubrir casos de morbilidad y mortalidad por estas causas. Por ejemplo, hay personas hipertensas que no se controlaron durante todo el año y eso puede desembocar en un infarto o un ACV. Es lógico que esta clase de cuadros críticos se multipliquen luego de tantos meses de descuido de la salud. Y también aparecen otros factores vinculados con la mayor circulación en la vía pública, como los accidentes de tránsito.

- ¿Se conocen más precisiones sobre las reinfecciones?

- Se sabe bastante poco, pero la verdad es que las reinfecciones son mínimas, no solo en Argentina, sino también incluyendo la estadística europea que ya transita por un segundo brote. En síntesis, es factible, pero para nada frecuente.

- ¿Y respecto de los tratamientos para enfrentar el Covid?

- Solamente está avalado el corticoide (dexametasona) a bajas dosis. Todo el resto sigue bajo investigación, aunque hubo avances con el plasma de convalecientes, cuando se lo aplica en cuadros leves y en las primeras horas. En general, todas estas alternativas deben realizarse bajo protocolos, como el ibuprofeno inhalado y la ivermectina. Incluso hay algunas opciones que a lo largo del tiempo mostraron más efectos adversos que benéficos, como la hidroxicloroquina.

- ¿En los próximos meses habrá vacunas en cantidad y calidad para aliviar la pandemia?

- No tengo dudas. Desde el plano científico lo que se hizo en el país fue correcto porque las vacunas no van a alcanzar para todos cuando estén en el mercado. Entonces lo que se decidió es adelantar, aunque sea un riesgo, el pago de una cierta cantidad de dosis de distintos laboratorios para asegurarse la provisión. Por supuesto que en ningún lado se aplicará una vacuna que no haya superado todas las etapas de investigación, y también hay que saber que los 10 u 11 desarrollos que están en fase 3 son todos muy confiables. No hay motivos para creer que una vacuna rusa es de peor calidad que una estadounidense, o que una china no sea tan buena como la francesa. Al cabo de esta fase se sabrá cuál es la eficiencia de las vacunas, que en principio están en el orden del 90 por ciento. Luego llegará el momento de diseñar la logística de distribución y la estrategia de vacunación, donde deberán definirse las prioridades, por ejemplo, si se aplica en primer término a la población susceptible, o a los trabajadores de la salud, o a cierta franja etaria.

- ¿Ya se sabe para qué van a servir estas vacunas?

- No, eso recién se conocerá cuando concluya esta fase y desde ya que ese dato es muy importante para delinear la estrategia, porque la vacuna puede servir para evitar el contagio, o para que aun con la infección no se contraiga la enfermedad, o para cursarla sin hospitalización, o bien para que el paciente no fallezca por coronavirus.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.