23/11/2020

CONFERENCIA POR ZOOM DEL BELGRANIANO DIEGO REYNOSO MANTARAS VOLVER

La influencia poco conocida de Belgrano en los albores del período de la Organización Nacional

Por: Juan Franco
Análisis

En el marco del 2020 donde se conmemoran los 200 años del fallecimiento y los 250 años del nacimiento de Manuel Belgrano -ambos en junio-, los belgranianos de todo el país siguen homenajeando a uno de los padres de la Patria. Y en esta ocasión es el Instituto Belgraniano de Venado Tuerto, presidido por Antonio Sagripanti, quien invita para mañana, a las 20, a la conferencia virtual titulada "Belgrano y la Organización Nacional", a cargo del presidente del Instituto Belgraniano del Litoral, Diego Reynoso Mántaras, con la presencia en el auditorio del presidente del Instituto Belgraniano Nacional -y chozno nieto del prócer-, Manuel Belgrano.

En busca de un adelanto de los ejes de la conferencia, El Informe dialogó con el disertante, quien creció en una familia de docentes que "me inculcó el amor por la historia nacional" y además "me formé en el Liceo Militar 'General Belgrano', donde se hacía un culto a su figura", contó el abogado Reynoso Mántaras, quien desde hace una década es miembro correspondiente del Instituto Nacional Belgraniano y, desde 1917, miembro académico de número.

En un 2020 signado por la pandemia, y ante la imposibilidad de desplegar las actividades presenciales que los belgranianos habían planificado desde el año pasado, el conferencista admitió que las medidas de aislamiento impidieron los actos formales con asistencia masiva de público -sobre todo en las conmemoraciones del 3 y 20 de junio-, aunque a la vez valoró que se aprovecharon al máximo las nuevas tecnologías, desde la divulgación a través de redes sociales, hasta las conferencias virtuales.

Apuntalado desde las bases, la admiración de Reynoso Mántaras por los valores belgranianos se fue consolidando desde muy joven, a la vez que descubría las virtudes del caudillo santafesino Estanislao López, otra figura señera de aquellos tiempos convulsionados de la incipiente Organización Nacional, aunque entre ambos existieron conocidas diferencias. "A veces la gesta norteña de 1812 y 1813, con las batallas de Salta y Tucumán, y el Exodo Jujeño, suele oscurecer la importante actividad de Belgrano en el Litoral, en las luchas internas, hasta la anarquía de 1820, ya en el final de su vida", afirmó el santafesino. "La historiografía ubica el período de la Organización Nacional a partir de la Batalla de Caseros, en 1852, y la sanción de la Constitución Nacional, en 1853, hasta 1880, pero la verdad es que Manuel Belgrano, fallecido en 1820, también contribuyó en su tiempo a la organización del Estado nacional. De hecho, es el autor, en 1810, del Reglamento de los 30 pueblos de las Misiones, que se considera uno de los antecedentes proto constitucionales", hasta el punto tal que fue incorporado por Juan Bautista Alberdi a la Carta Magna de 1853. Y agregó a continuación que "en 1819 el Congreso de Tucumán sanciona una Constitución que también jura Belgrano, y es precisamente a esa Constitución unitaria a la que se opone el Estanislao López. La verdad es que, en cierto momento, Belgrano y López estuvieron enfrentados políticamente, aunque eso no quiere decir que hayan sido enemigos personales, ni mucho menos. Incluso hay correspondencia entre San Martín y Belgrano, donde este último se refiere al Brigadier sin ninguna insinuación de odio ni rencor, así como López recuerda en escritos su actuación en la Campaña del Paraguay, al mando de Belgrano, y no se hallan reproches al General", describió el historiador.

En este escenario, Reynoso Mántaras suele citar un episodio emblemático ocurrido en nuestra región, como el Pacto de San Lorenzo, el armisticio de abril de 1819 para poner fin a la guerra civil en el Litoral y en particular en la provincia de Santa Fe. "Bajo el gobierno de Estanislao López habíamos sufrido varias invasiones de Buenos Aires con tropas al mando de Juan José Viamonte, hasta que se firma ese acuerdo provisional que luego debían ratificar los comandantes, Belgrano entre ellos. Sin embargo, a éste le habían ordenado bajar con sus tropas a Rosario para combatir a los caudillos del Litoral, pero él estaba convencido de que esa guerra no iba a llevar a ninguna parte porque los caudillos seguirían combatiendo, y por eso es uno de los mayores interesados en el armisticio para recobrar la paz, con el retiro de las tropas de Buenos Aires, aunque duraría muy poco, porque en la anarquía del año 20 se agrava la situación política y Belgrano, en sus últimos meses de vida, se entera de esto y exterioriza su congoja por esas luchas internas", puntualizó.

Más adelante, el máximo referente del Instituto Belgraniano del Litoral sostuvo que, en un sentido amplio, un punto de partida de la Organización Nacional se encuentra incluso antes de 1810, aunque "en la Revolución de Mayo se configura un planteamiento institucional muy fuerte, con un trasfondo jurídico importante, aunque no se haya divulgado demasiado", tras lo cual se suceden las guerras por la Independencia y enseguida las guerras civiles, donde chocan intereses opuestos en la formación del nuevo Estado nacional, entre los adeptos de una República Federal y los nostálgicos del centralismo colonial.

Si Belgrano viviera sería...

Con frecuencia se suele traer a Belgrano a nuestros días y a veces -en un gesto temerario- se lo vincula con diversos rótulos ideológicos o partidarios. Sobre el particular, Diego Reynoso Mántaras consideró inviable ese ejercicio y, en cambio, propuso otro, en línea con el historiador cordobés Esteban Dómina, quien sugirió la conveniencia de darnos, como sociedad, un "baño de principios belgranianos". Así pues, el santafesino interrogó "cuán belgranianos podríamos ser cada uno de nosotros en este tiempo que nos toca vivir. Cuánto de su vocación de servicio, de su desprendimiento personal, de su capacidad de sacrificio, estaríamos dispuestos a ofrendar en beneficio del bien común (...) Sin dudas, aún hoy, a 200 años de su fallecimiento, Belgrano nos sigue interpelando a todos desde la vigencia de su obra y su pensamiento", profundizó. Y al mismo tiempo interpela a la clase dirigente desde su ejemplaridad, porque "jamás ejerció el poder con ansias de satisfacer apetencias personales, sino que lo hizo en aras del bienestar de la Patria. Belgrano nunca entendió el poder como un privilegio o un medio para mejorar su propio estatus. Por eso no basta sólo con la evocación y el reconocimiento de su figura, sino que debemos plantearnos la imitación de sus valores. Creo que no se trata de 'bajar a los próceres del bronce' con la intención de mostrar que eran hombres comunes, sino que tenemos que interrogarnos porqué nosotros, también hombres comunes, no podemos hacer lo que ellos hicieron en su tiempo".

Contacto Zoom: Miércoles 25 de noviembre - 20 hs.

ID: 822 6878 4132 Clave: 952882

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ultimas Noticias

EL INTENDENTE CHIARELLA Y EL SECRETARIO ROSATI VISTARON LOS TRABAJOS EN CALLE PIACENZA

Más obras: el Municipio y los vecinos de barrio Norte lograron pavimentar dos nuevas cuadras

PROPUESTA DEL EX FUNCIONARIO MUNICIPAL MARTIN BONADEO

Ciclovías, un proyecto saludable y adaptable a la ciudad